A los niños también les 'pesa' el divorcio

Un nuevo estudio apunta hacia una mayor tendencia al sobrepeso entre los hijos de padres separados

ninos-divorcio-01

Ni siquiera las rupturas amistosas, como el 'conscious uncoupling' que Chris Martin y Gwyneth Paltrow anunciaban hace unos meses, parecen salvar el mal trago al que se enfrentan 'peques' de la casa cuando un matrimonio atraviesa un proceso de divorcio o separación. Así lo ha puesto de manifiesto estos días un estudio llevado a cabo en Noruega sobre el impacto familiar que tienen este tipo de situaciones, y que se hacía público en el mes de junio a través del diario de investigación y epidemiología BMJ Open.

Lo curioso del estudio, llevado a cabo entre más de tres mil niños de en torno a los 8 años de edad, es que se centra no tanto en el impacto emocional que tiene una separación, como en sus consecuencias en la salud física: hasta el 54 por ciento de los niños menores de diez años con padres separados presentan una tendencia significativa a presentar sobrepeso, con una incidencia de un 89 por ciento en la tasa de obesidad abdominal.

Los resultados, que el propio estudio advierte deben ser interpretados con cautela (como todo lo relacionado con situaciones familiares tan delicadas), parten de un análisis de las nuevas sociedades occidentales, donde los cambios en la estructura del núcleo familiar son cada vez comunes: desde parejas que nunca llegan a casarse a padres separados, divorciados o que cohabitan una vez rota la relación. Las causas, abiertas también a la interpretación, en este caso apuntan hacia diferentes direcciones, siendo la más obvia el estrés emocional, que en ocasiones puede traducirse en un trastorno de la alimentación o afectar directamente al nivel de actividad de los niños, aunque también otras menos evidentes, como los cambios en los ritmos de vida de los pequeños, especialmente en los meses que suceden a la ruptura, la reducción en las horas de supervisión por parte de un adulto, o los cambios en los recursos económicos de la madre o el padre una vez comienzan a vivir por separado.

Las variables -peso, estatura y diámetro de la sección abdominal-, también dividen el estudio por género, apuntando hacia una mayor tendencia a ganar peso entre los chicos.

Más sobre: