¿Cuánto pesan los niños hoy en día?

Las tasas apuntan a un incremento de 8 kilos de media en los últimos treinta años



Las frutas y verduras son clave para mantener a raya el peso de los niños

El incremento progresivo en las tasas de obesidad infantil se ha convertido en los últimos años en uno de los principales problemas que encabezan la agenda de pediatras y médicos: según los datos del último informe de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, hasta un 19% de los niños españoles sufre de obesidad, con un escalofriante 26% entre los menores con algún tipo de sobrepeso.

Las cifras, que ya de por sí resultan chocantes, toman especial relevancia al ponerlas lado a lado junto a los índices de sobrepeso infantil de generaciones anteriores. Frente al índice de obesidad actual, el 5% del año 1975 alerta sobre los posibles cambios en los hábitos de vida de los más pequeños a lo largo de los últimos 30 años. Lo mismo sucede con el ratio de peso de lo 'peques' a la hora de subirse a la báscula: hasta 8 kilogramos más entre los niños, y 7 kilos más entre las niñas, y un crecimiento del Índice de Masa Corporal (IMC) de dos puntos.

Estas cifras sitúan a España por encima de la media europea, y posicionan a la población infantil española más cerca de otros países donde la obesidad ocupa un lugar prioritario, como Estados Unidos o Reino Unido. Las consecuencias del sobrepeso en los niños ejercen un profundo impacto a varios niveles, comprometiendo la salud y calidad de vida de las nuevas generaciones en años venideros. Un ejemplo: un incremento de tan sólo un punto en el IMC supone un importante aumento en el riesgo de sufrir enfermedades crónicas a lo largo de la vida adulta.

Así lo apunta Adelardo Caballero, director del Instituto de Obesidad, desde donde señalan a los factores ambientales como principales culpables de estos altísimos ratios. Los hábitos de vida prefijados han creado para los niños un ocio excesivamente dependiente de las pantallas, hasta el punto, incluso, de que la hora de ejercicio diaria recomendada por la Organización Mundial de la Salud pueda resultar insuficiente: una hora de actividad física equivale, aproximadamente, a cuatro horas sentados, que es apenas la mitad del tiempo que los niños pasan sentados cada día en el colegio.

La forma para combatir esta combinación entre sedentarismo en el cole y en casa: atender tanto a la alimentación como a la actividad física (evitando el ocio estático en la medida de lo posible), con comidas equilibradas, que combinen verduras y frutas con pescado y carnes magras, legumbres, cereales y frutos secos.

Más sobre: