El príncipe George de Cambridge, un pequeño 'trendsetter'

El pequeño ha disparado las ventas de los trajecitos en su tour por Oceanía



Con camiseta de rayas y shorts en azul, durante una visita al zoo de Sidney

El conocido como 'efecto Middleton' (véase: la capacidad de los vestidos de la Duquesa de Cambridge para desaparecer de las estanterías de las tiendas a la velocidad de la luz) parece haber pasado el test de la genética, y traspasado generaciones de madre a hijo: el reciente tour en familia de los Duques de Cambridge por Oceanía, que culminaba hace solo unos días tras 19 jornadas de viaje, no sólo se convertía en el primer acto público del pequeño principito. El primogénito de los Duques sentaba las bases de un efecto sin precedentes entre los trendsetters de corta edad.



Los colores brillantes como el rojo es una de las notas en común que el principito comparte con mamá

Con poco más de nueve meses, George de Cambridge, de pelo rubísimo y una complexión muy similar a la de Guillermo de Inglaterra cuando contaba su edad, ha estado en boca de todo el mundo durante más de dos semanas, haciendo de cada una de sus apariciones públicas un pequeño catálogo de prendas para bebé, que disparaban la fiebre por el royal baby en el Reino Unido hasta el punto de modificar la industria de la moda infantil en varias ocasiones.


La primera prenda el disparar el 'efecto royal baby': un peto marinero de la diseñadora Rachel Riley

Una de las firmas que se ha visto sobrecargada con las ventas de forma totalmente inesperada ha sido la de Rachel Riley, una diseñadora de moda infantil afincada en Londres, que no tenía ni idea de que algunas de las prendas elegidas por Catherine Middleton para el particular tour pertenecerían a su colección primavera-verano 2014. En concreto, el precioso peto en color navy con un barquito al frente, primero en convertirse en superventas, y primero también en disparar las alarmas: la prenda agotaba de manera casi instantánea ('apenas unas horas', afirmaba la propia diseñadora al New York Times), y actualmente el tiempo de espera para poder adquirir un pantalón similar es de más de ocho semanas.

El impacto de la firma británica en el armario del príncipe George no quedaba ahí: junto al peto navy, elegido para el primer acto oficial del pequeño (una cita informal de los Duques en Nueva Zelanda, donde el Príncipe jugó con otros bebés), el royal baby ha lucido prendas de esta misma marca en dos ocasiones más, incluído un cardigan en color azul celeste, y un polo de rayas con shorts, también en azul, que vestía en la visita al zoo de Sidney, y que le convertía en el hombrecito mejor vestido de la semana para hola.com, a juego con papá.




A esta colección pertenecen también un polo de rayas y unos shorts en azul. Los zapatos son de EarlyDays

Algo similar le ha sucedido a la firma de calzado para niños EarlyDays, un negocio familiar de zapatería tradicional fundado en Inglaterra en 1952, y que también recibía un número inesperado de peticiones y consultas al hacer aparición a los pies del pequeño heredero. Pensados para la etapa anterior a los primeros pasos, los zapatitos, un modelo azul marino en piel con suela flexible de menos de 35 euros, también agotaban en la boutique online de la firma, que aún permanece cerrada después de la alta demanda de los últimos días.



Otro superventas: un babysuit en algodón blanco con barquitos, de Annafie

El precio es precisamente algo que ha llamado la atención de los medios, así como de las mamás interesadas en el look del primogénito de los Duques de Cambridge: al contrario que otros bebés igual de mediáticos, el pequeño ha mantenido un ratio de prendas muy similar a las prendas de bebé corrientes, lejos de otras líneas kids del high end, muchas de ellas predilectas de las mamás trendsetter más famosas. Algunos ejemplos: Katie Holmes -inolvidable el vestido de cuadros de Burberry de Suri Cruise cuando apenas había comenzado a caminar-, o Victoria Beckham y su troupe de fashionistas, entre muchas otras.

Más firmas del pequeño y popular principito: la británica Annafie también acaba de colocar en el panorama de la moda infantil una de sus prendas, gracias a una ranita de algodón con barquitos bordados, catalogada como uno de los looks más dulces de Geroge de Cambridge hasta la fecha. El tiempo de espera en este caso equipara a los dos anteriores: hasta dos meses de waiting list para poder hacerse con el preciado modelo.

Más sobre: