Esta primavera, ¡piojos fuera!

La primavera sigue siendo una de las estaciones favoritas de estos bichitos



Si los productos para erradicar los piojos han evolucionado en los últimos años, con ello lo han hecho también estos molestos bichitos. Lejos de desaparecer, los piojos se han vuelto más resistentes, y es precisamente en esta época del año, cuando se acaba el frío, que vuelven a hacer acto de presencia, propagándose con mayor rapidez entre las cabezas de mayores y 'peques'.

Aunque nadie está libre de tener piojos, es la población infantil la más propensa a este tipo de infestaciones, ya que los niños mantienen mucho contacto físico cuando están en clase (por ejemplo, juntándose para leer un mismo libro) o en el patio del cole, y suelen compartir cosas como ropa, gomas de pelo o peines sin pensárselo dos veces.

Los piojos no hacen, además, distinciones entre cabezas limpias o sucias: al ser parásitos, su único requisito es estar cerca de la piel, para poder alimentarse y sobrevivir gracias al calor emitido por el contacto directo con el cuero cabelludo. A la hora de tratar un caso de pediculosis, es importante contar no sólo con la eliminación de los piojos si no también de sus liendres: una hembra de piojo puede poner entre cuatro y diez huevos al día, de ahí que los tratamientos antipiojos tengan que incluir tanto un champú o loción con efecto insecticida -con permetrina o silicona, para ahogar a los bichitos en seco-,como un peine específico de puntas muy finas, para eliminar cuidadosamente todas las liendres y evitar que los piojos vuelvan a aparecer al cabo de unos días.

Aunque la extracción y eliminación precoz es la mejor forma de tratar una pediculosis -en cuanto el niño se rasque la cabeza, ¡alerta!-, es importante entender que estos tratamientos sirven exclusivamente para erradicar los piojos una vez ya están campando a sus anchas en el cabello, y no valen como medida preventiva.

La recomendación de los expertos: realizar una inspección diaria durante los picos estacionales, y llevar a cabo una extracción manual en caso de contagio. Algunos de los productos de nueva generación: los peines con linternas de luz LED, que facilitan la localización de los bichitos y las liendres, los peines eléctricos, o los dispositivos específicos, sin pesticidas, que insuflan aire caliente al cuero cabelludo y hace que los piojos se deshidraten. Asimismo, una vez finalizado el tratamiento, es importante lavar la ropa de cama, peluches o gorros con agua caliente, además de poner en remojo con algo de producto los cepillos y peines de toda la familia, y aspirar alfombras y tapicería siempre que sea posible.

Más sobre: