¿Cuáles son los permisos de paternidad de los hombres?

Conocer nuestros derechos es el primer paso para combatir la desigualdad laboral


Aunque las noticias en el terreno de la igualdad laboral suelen caer en el campo de las mujeres casi por norma, fechas como el Día del Padre, que se celebraba el pasado miércoles en toda España, nos recuerdan que aún queda mucho que hacer en el terreno de la paternidad, también en lo que concierne a los hombres. El papel del padre es fundamental en el desarrollo del niño desde el primer día y, como ya se ha hablado en ocasiones anteriores, su relación con un recién nacido es diferente a la de la madre, y se construye a través de interacciones en niveles complejos, como el tacto o los sonidos.

La paternidad, sin embargo, no parece estar amparada por la legislación europea, que en un gran número de casos no contempla los mismos derechos en cuestiones de bajas para hombres que para mujeres. La legislación española, sin embargo, sí es más laxa con los permisos de paternidad que en otros estados, donde es difícil encontrar permisos de paternidad igualitarios, que equiparen los mismos derechos entre hombres y mujeres. Ejemplos destacados serían Noruega o Islandia, dos de los pocos países que equiparan la importancia de la nueva paternidad para ambos, con el mismo número de días de baja para mamás y papás.

La igualdad en materia de paternidad se ha convertido en un tema candente, sobre todo porque, muchas veces, y tal y como demuestran las cifras, el hecho de tener la ley de nuestro lado no significa que los papás se lancen a acogerse a sus derechos de paternidad, muchas veces por miedo a la reacción de la empresa. Conocer cuáles son los derechos del padre es el primer paso para hacer frente a una desigualdad laboral, ¿sabes cuáles son los que te corresponden?

Permiso por nacimiento de un hijo. Los padres tienen de derecho a disfrutar de dos días de permiso retribuidos, siempre que se hayan cotizado al menos 180 días en los siete años anteriores. Este permiso suele corresponderse con el mismo día del parto, y el día siguiente.

Permiso de paternidad. Los padres pueden disponer de un permiso de paternidad remunerado de trece días (ampliables si se trata de un parto múltiple, y aplicables tanto en el caso de una paternidad biológica como de una adopción), que se pueden tomar a partir de la finalización del permiso por nacimiento, o en una fecha posterior, siempre en los nueve meses siguientes a la llegada del bebé. Del mismo modo, el permiso se puede tomar en días consecutivos o alternos, o incluso a través de la acumulación de medias jornadas, hasta sumar un total de 26. La baja por paternidad no la paga la empresa sino la Seguridad Social, y es un derecho exclusivo del papá.

Permiso de maternidad transferible. El permiso de maternidad permite a las mujeres disponer de dieciséis semanas de baja remunerada. De estas dieciséis semanas, las seis primeras son obligatorias, mientras que las diez siguientes se pueden transferir al padre. Una opción que, a día de hoy, sólo disfrutan sobre el papel menos de un 2 por ciento de los nuevos padres.

Excedencias y reducción de jornada laboral.
Una vez finalizado el permiso de paternidad, los padres pueden solicitar una excedencia no remunerada, que puede extenderse hasta que el niño cumpla tres años. Es una de las medidas conciliadoras menos solicitadas, tanto entre hombres como mujeres. Algo por lo que sí que optan muchas madres (casi un 25%) es por una reducción de la jornada laboral, una medida que también es aplicable a los padres desde las recientes reformas legislativas en este campo, y que viene acompañada de una disminución del sueldo. Las reducciones de jornada se pueden prolongar durante ocho años.

Más sobre

Regístrate para comentar