Cinco consejos para las mamás primerizas

Las primeras semanas pueden resultar un verdadero reto para los nuevos papás

VER GALERÍA

Que el bebé sufra algún problema de salud es la principal preocupación de las mamás primerizas, una vez se llevan al recién nacido a casa. Al menos, del 83% de ellas: así lo determinan los resultados del reciente sondeo realizado por Suavinex entre su comunidad de mamás, y que recoge los datos de más de 1.200 mujeres que se estrenan o se han estrenado hace poco en esto de la maternidad.

La segunda preocupación en la lista: no saber identificar las necesidades del bebé cuando llora -y que normalmente suelen a reducirse a sueño y hambre-, mientras que casi un 40 por ciento temería el momento de iniciar la lactancia. Otras se sienten preocupadas por el peso del bebé o el hecho de que el recién nacido pueda sufrir un cólico, mientras que un diez por ciento de las mamás presentaría dudas en torno al momento del baño, sobre todo por no saber coger al pequeño, limpiar adecuadamente el ombligo o tener algún posible descuido en la bañera.

Casi todos los miedos de las madres primerizas se pueden resumir en la falta de confianza y de información propia de estas primeras semanas, algo comprensible frente a una situación tan nueva y a veces desbordante como es la maternidad. Te proponemos cinco consejos para hacer frente a los primeros días en casa del bebé:

1. Acudid a todas las citas con la matrona y el pediatra, para controlar que todo está en orden. La consulta del médico es el espacio ideal para hacer todas las preguntas, sobre todo en los primeros meses después de dar a luz. Mantener una vía abierta con los profesionales de la salud puede ayudar mucho a dar más confianza y seguridad a los nuevos padres.

2. Recurrid a fuentes de información fiables para disipar dudas y poder mantener la calma en todo momento: a mayor información, mejor criterio. Los libros especializados en crianza y salud del bebé, así como los foros y espacios de consulta en Internet, resultan de gran interés para la mayoría de papás. Eso sí: fundamental prestar especial atención a la información recabada en la red. Contrastadla y chequead que proceda de fuentes fiables.

3. Recurrid a personas cercanas cuando necesitéis ayuda. Abuelos, tíos, amigos... pueden resultar clave en la crianza de un bebé, y son el soporte para muchas familias con hijos. Pedir ayuda en los primeros meses es importante, no sólo en cuestiones logísticas, como cuidar al bebé durante unas horas para que los papás y mamás descansen, sino también a nivel emocional e informativo.

4. Aplicad el sentido común. Saber relativizar es importante, especialmente para los padres que se sienten algo desbordados en los primeros días de vida del bebé.

5. Recordad que ser padres es una experiencia maravillosa, aunque al principio resulte desconcertante e incluso dura. Mantened un pensamiento positivo y una actitud optimista: los primeros días pasarán.

Más sobre: