¿Comer bien debería ser una asignatura en el 'cole'?

Los chefs españoles ponen sobre la mesa la necesidad de educar el paladar de los niños

VER GALERÍA

Ni los padres, ni el comedor del 'cole': al final ha sido la  'tele' la que ha despertado las ganas de ponerse el mandil y entrar en la cocina a los más pequeños de la casa. Los programas de cocina se han encargado de acercar este universo a los 'peques', y familiarizar algunos de los nombres más destacados de la gastronomía española entre los telespectadores de todas las edades.

Algunos de estos nombres son los que se han dado cita hace unos días en el marco del I Congreso Internacional de Gastronomía y Nutrición en el Círculo de Bellas Artes, en Madrid. Samantha Vallejo-Nájera, Paco Roncero, Martín Berasategui, Elena Arzack, Carmen Ruscalleda, Sergi Arola... se acercaban hasta el centro de la capital para aportar su granito de arena al certamen, que tenía entre sus ponencias destacadas el tema de la alimentación infantil, y cómo hacer platos más sabrosos y saludables para los más pequeños.

El discurso partía de dos datos signifitcativos: por un lado, el progresivo abandono de la dieta mediterránea entre los niños, y su consiguiente impacto en los índices de sobrepeso y obesidad infantil; por otro, la creciente tendencia de la 'nutrición silenciosa', una práctica que lleva a muchos niños a cenar o comer solos, delante de la pantalla de la 'tele' o del ordenador.

Este tipo de comidas en soledad derivan en unos hábitos de alimentación poco saludables, en los que, además de no socializar durante las horas de la comida, los niños se acostumbra a comer sin control y sin ningún tipo de educación del paladar, tan importante en la alimentación en casa.

En esta línea, la ponencia recogía la iniciativa de los cocineros españoles de realizar una petición formal a Bruselas para que las escuelas cuenten con una asignatura específica centrada en la gastronomía, la alimentación y la educación del gusto, y así incentivar el amor por la cocina española. Estas asignaturas en nutrición, alimentación y dietética tendrían en el chef Martín Berasategui uno de sus principales defensores, con piedras angulares tan importantes como educar a los niños en lo mala que es la bollería industrial, o por qué es necesario que comamos más frutas y verduras.

En la misma línea se manifestaba Joan Roca -su restaurante, El Celler de Can Roca, recibía la etiqueta de 'mejor restaurante del mundo' este mismo año-, incidiendo en la necesidad de promover la educación alimenticia tanto en los comedores de los colegios como en casa, e incluso en la 'tele', a trevés de los programas de cocina.
 
El más resolutivo: el chef Quique Dacosta, que compartía sus 'trucos' para cocinar con sus dos 'peques' en casa, convirtiendo la cena en un momento lúdico, donde una crema de guisantes es una 'crema de cocodrilo', y la de colifor, una 'crema de nieve de Navidad'. La clave estaría en llenar la mesa de fantasía para así competir con la industria alimenticia, sus payasos y sus juguetes, además de llevar a los niños a los mercados a comprar fruta y verdura, para que se familiaricen con ellas, o plantar algo que puedan recolectar en casa.

Más sobre: