Consejos prácticos para recuperar la figura tras el embarazo

La hidratación, una alimentación saludable y el ejercicio son básicos en el día a día de la mamá


La mayoría de mamás describen el embarazo como una experiencia irrepetible: el contacto más íntimo con el bebé que está a punto de nacer -sólo por detrás, quizá, de la lactancia-, capaz de cambiarnos tanto por fuera como por dentro.

Unos cambios que se reflejan a tantos niveles que resulta complicado describirlos todos: a nivel físico, hormonal y psicológico, el embarazo y el parto constituyen una etapa tan íntimamente ligada a la palabra 'cambio' que no siempre resulta sencillo volver a ser la de siempre. Es en este periodo cuando el cuerpo de la mujer experimenta una de sus mayores fases de desgaste, especialmente después del nacimiento del bebé.

Es por esto que la recuperación post parto deba abordarse sin prisa, pero sin pausa. Así lo explica la farmacéutica de los laboratorios Suavinex, Belén Benito, bajo el paraguas del Comité Europeo Child Use and Care Articles -un organismo que se encarga de elaborar la normativa para los artículos de puericultura en Europa-, y que detalla cómo no existen atajos a la hora de recuperar nuestro antiguo 'yo' tras dar a luz.

Durante las seis semanas que siguen al parto es desaconsejable, de hecho, hacer dieta. Durante la lactancia materna, el desgaste calórico de la mamá equivale al de un deportista de alto rendimiento (entre 1.800 y 2.500 calorías diarias), por lo que alimentarse correctamente resulta fundamental tanto para ella como para el bebé. Lo ideal: incrementar la ingesta diaria hasta unas 1.800 calorías, aunque se puede reducir a entre 1.200 y 1.500 si se opta por la leche de continuación.

Dar el pecho ayuda a recuperar el peso con mayor facilidad, dado que la mujer utiliza los depósitos de grasa acumulados durante el embarazo para producir leche. Junto a unos hábitos alimenticios saludables, la ingesta de líquidos es otro básico al que debe prestarse especial atención. Beber mucha agua, al menos dos litros diarios, ayuda a hidratar la piel, además de ser una gran aliada para recuperar su luminosidad, previniendo el envejecimiento prematuro.

Una vez finalizada la cuarentena es conveniente recuperar la actividad física de forma progresiva, con, por ejemplo, paseos cortos para, poco a poco, introducir otras actividades enfocadas a la recuperación del suelo pélvico, como la gimnasia abdominal hipopresiva o el Pilates, aconsejable tanto si el parto ha sido natural como por cesárea. En esta primera etapa es recomendable prescindir de las fajas abdominales, para permitir la activación de la musculatura.

Por último, los cuidados a nivel cosmético: fundamental utilizar una buena crema antiestrías al menos durante las dos semanas después del parto, y sustituirla por una crema reafirmante, que ayude a corregir la flacidez y restaurar la firmeza de los tejidos.

Más sobre

Regístrate para comentar