La mortalidad infantil se reduce a la mitad en todo el mundo

UNICEF revela un descenso en los datos de mortalidad infantil desde 1990 hasta hoy



Unos 18.000 niños mueren cada día en todo el mundo, sumando un total de unos seis millones al año. Las cifras son altas y desalentadoras, aunque resultan un poco menos frías si se comparan con las de veinte años atrás: tal y como desvelaban estos días UNICEF y la Organización de la Salud, allá por 1990 el indicador del índice de mortalidad infantil ascendía a los 12 millones de niños al año.

Los datos se han hecho públicos a través de un informe que desvela cómo este índice se ha ido reduciendo paulatinamente a un ritmo de 1,2 puntos porcentuales en los primeros cinco años (entre 1990 y 1995), y un 3,9 por ciento anual desde 2005 hasta el año pasado. El ritmo es alentador, aunque insuficiente: los objetivos estipulados de cara a 2015 para ambas organizaciones preveían reducir la mortalidad infantil en dos tercios en estos 25 años, especialmente si se tiene en cuenta que las principales causas de mortalidad entre los niños serían evitables con sencillas medidas de prevención y cura, como el acceso a antibióticos, disponibles para la gran mayoría de niños y familias de primer mundo.

Neumonías, partos prematuros y la falta de oxígeno al nacer se convierten en los principales enemigos a combatir, especialmente entre los recién nacidos, que son el sector de la población que presenta los riesgos más altos -la mitad de las muertes se producen en las primeras 24 horas de vida-, y de ahí que sea especialmente importante extremar los cuidados de las madres y sus bebés, antes, durante y después del parto.

La diarrea, la malaria y la desnutrición también se situarían a la cabeza de las principales causas de mortalidad infantil, y que, según el informe, incidirían con especial virulencia en cinco países del mundo, que entre todos sumarían casi la mitad de fallecimientos entre niños menores de cinco años: China, la República Democrática del Congo, Pakistán, India y Nigeria.

El informe destaca también a los países pertenecientes al África subsahariana, la región con las tasas de mortalidad infantil más altas del mundo, con 98 muertes por cada mil bebés. De hecho, un niño nacido en esta región presentaría hasta 16 veces más riesgo de morir antes de cumplir los cinco años que los niños de cualquier otro país.

Más noticias sobre...

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema