19 AGOSTO 2013

¿Cómo afectan las bebidas azucaradas al comportamiento de los niños?

Un estudio relaciona el consumo de refrescos con los niveles de agresividad infantil



El alto contenido en azúcar de los refrescos y otras bebidas similares -hasta ocho cucharadas soperas en una sola lata de cola-, es uno de los principales culpables del aumento de peso entre las nuevas generaciones, y, por ende, de los elevados índices de obesidad, que crecen exponecialmente entre mayores y niños.

Las llamadas 'calorías vacías', que no aportan nutrientes y son sólo un extra de energía, se esconden en este tipo de alimentos y bebidas procesados, altos en azúcares, sales y grasas. Lo que no estaba tan claro hasta el momento es el efecto que este tipo de bebidas tiene en el carácter y comportamiento de lo niños.

Uno de los estudios recientes en este sentido es el que sacaba a la luz hace unos días la publicación norteamericana sobre salud infanil Journal of Pediatrics. Los datos, que se corresponden con la población infantil en Estados Unidos, resultan ciertamente alarmantes: hasta el 45 por ciento de los menores de 5 años consumiría una lata de refresco al día, y un 4 por ciento llegaría a las cuatro latas o vasos diarios. El estudio relacionaba de igual modo la incidencia de los casos de agresión y mala conducata entre los niños con el mayor o menor consumo de bebidas azucaradas.

La explicación está en la fórmula (no tan secreta) de estas bebidas: agua carbonatada, jarabe de maíz, aspartamo, benzoato de sodio y cafeína son la base de refrescos y sodas; un cóctel de excitantes que estimulan la corteza cerebral en varios niveles, y que tendrían, según el estudio, un impacto directo en los niveles de atención de los 'peques', así como en el incremento de conductas agresivas en casa o en el 'cole', e incluso sensación de 'mono' en el caso de verse privados de estas bebidas después de un consumo prolongado.

Los resultados, evaluados sobre una muestra de hasta 3000 niños, parten de una escala de conducta de entre 0 y 100 puntos, siendo cien el máximo en lo que a agresividad infantil se refiere. Por norma, los niños de 5 años puntuarían en torno a los 56 puntos; un índice que se eleva a 57 en el caso de los niños que consumen una lata de refresco al día, 58 para los que consumen dos latas y 62 para los niños que beben cuatro o más latas al día.

Las alternativas: agua, zumos de frutas y leche con bajo contenido en grasa, serían las bebidas más saludables para mantener los niveles de azúcar a raya entre los niños, limitando el consumo de las bebidas gaseosas a modo de premio, o en una ocasión especial.
- - -

Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook

Recomendaciones



Horóscopo