31 MAYO 2013

¿Para qué sirven los test genéticos prenatales?

El diagnóstico prenatal permite detectar posibles anomalías en el bebé sin correr riesgos



No es noticia que las mujeres españolas se deciden a ser madres cada vez más tarde. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, sólo en 2012 hasta el 17% de las nuevas mamás superaba los 35 años, mientras que la edad media de maternidad se situaba en torno a los 31 años, un año más que en la década anterior.

A este hecho hay que sumarle que cada vez haya más mujeres que se plantean tener hijos sin pareja, y a las muchísimas parejas que no aumentan la familia después del primer o segundo bebé. Dos tendencias demográficas que discurren paralelas, y que han disparado a su vez el número de niños nacidos gracias a las técnicas de reproducción asistida. El perfil en auge: mujeres trabajadoras en la treintena, que no se plantean tener más de dos hijos, y que se cuidan con mucho mimo durante el embarazo.

Nada de particular salvo por el hecho que este tipo de embarazos tardíos pueden en cierto modo aumentar el riesgo de que el bebé presente algún tipo de anomalía al nacer, así como la posibilidad -pequeña pero real-, de sufrir un posible aborto asociado a la amniocentesis, una prueba invasiva que consiste en la extracción de líquido amniótico mediante una punción, y que se realiza en aquellas mujeres que presentan una probabilidad alta de que el feto tenga alguna anomalía cromosómica.

Una de las maneras de 'cortar' por lo sano con este tipo de dudas, así como la ansiedad que genera a las mamás embarazadas el tenerlas, son las pruebas prenatales genéticas, o no invasivas. Una técnica de diagnóstico relativamente nueva, que simplifica una prueba que anteriormente no estaba exenta de riesgos para el bebé, y que podría llegar a disminuir la realización de amniocentesis en un 95 por ciento.

Las pruebas permiten así descartar la presencia de alteraciones cromosómicas, entre las que se encontrarían, por ejemplo, el síndrome de Down, Edwards o Patau, así como las aneuploidías más comunes, que suelen incrementarse  a medida que la madre es más mayor. La incorporación de estos test cambia de forma sustancial la manera de diagnosticar al bebé, ya que pueden aplicarse a todas las mujeres sin temer posibles riesgos, y, sólo en aquellas en las que el primer screening sea positivo, realizarse una amniocentesis para confirmar el resultado.
- - -

Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook

Recomendaciones



Horóscopo