Crece la tasa de recién nacidos con bajo peso

España se sitúa a la cabeza de Europa en partos prematuros y con bajo peso



Los datos recogidos a lo largo de 2010 han permitido al estudio Euro Perisat, presentado estos días, analizar, no sólo los datos de mortalidad perinatal (la que sucede cuando entran en peligro durante el parto la vida de la madre, el bebé o los dos a la vez), a lo largo de Europa, sino, también, de evaluar algunos indicadores de la salud de los bebés europeos cuando llegan al mundo.

Un informe financiado por la Comisión Europea, que analiza los índices de natalidad de 29 países y que, en su segunda entrega -la anterior se hizo pública en 2008 con datos de 2004-, ha permitido comparar la evolución de los nacimientos en los distintos estados europeos a lo largo de la última década. Y la conclusión se resume, literalmente, en el clásico 'una de cal y otra de arena': si en España tenemos uno de los datos más alentadores en mortalidad perinatal de Europa, la cosa cambia a la hora de hablar de los bebés prematuros, o los recién nacidos con poco peso.

De hecho, sólo Chipre puntuaría peor que España en la escala de niños nacidos con un peso inferior a los 2,5 kilos: hasta el 9,8 por ciento de los bebés se situarían por debajo de este índice en el país mediterráneo. Una cifra diametralmente opuesta a la de Islandia, que encabeza la lista de los países con los bebés más saludables, con apenas un 3 por ciento de recién nacidos presentando deficiencia de peso al nacer.

Lo mismo sucede con los bebés prematuros, donde España alcanza una tasa de hasta un 8 por ciento sobre el total de nacimientos, muy cerca del máximo europeo, situado en torno a los diez puntos porcentuales. Se considera un parto prematuro aquel que se lleva a cabo antes de la 37 semana de gestación, y es uno de los factores de salud perinatal que más se ha disparado a lo largo y acho del continente en los últimos quince años, muy especialmente a raíz del auge de las técnicas de reproducción asistida y los consiguientes embarazos múltiples.

El índice de partos prematuros tomaría especial relevancia, además, entre los países del sur, como España o Italia, donde la edad para la maternidad se ha retrasado significativamente hasta pasados los 35 años.

Más sobre: