08 ABRIL 2013

¿Sabes cómo detectar posibles problemas auditivos en los niños?

La falta de atención puede ser un síntoma de un problema en el oído



Así como estamos atentos a los progresos en el habla de los niños, es igualmente importante mantenerse alerta en lo que concierne a la detección temprana de los problemas de audición, que pueden tener un impacto en el consiguiente creciemiento personal del niño, impidiendo que se desarrolle con normalidad hasta llevar a cabo el diagnóstico adecuado.

Aunque a la mayoría de bebés se les practica una prueba de audición nada más nacer, la asociación CLAVE, una entidad benéfica que tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de las personas con problemas de audición, ha querido recordar estos días la importancia de mantenerse alerta a los síntomas que puedan ponernos sobre la pista de una deficiencia auditiva, especialmente cuando la pérdida de audición es de naturaleza progresiva, y comienza a manifestarse cuando el pequeño está ya en casa.

Para ello, es importante establecer unas pautas durante los primeros años, en base a lo que sería el correcto desarrollo del niño en este nivel. De este modo, podría detectarse un problema si:

1. A los 8-12 meses el niño no vuelve la cabeza hacia los sonidos familiares o no balbucea.
2. A los 2 años no entiende órdenes sencillas sin apoyo visual.
3. A los 3 años no localiza la fuente del sonido y no es capaz de repetir frases.
4. A los 4 años no sabe contar lo que le pasa.
5. A los 5 años no puede mantener una conversación sencilla.
6. Dice '¿qué?' con demasiada frecuencia.
7. Su falta de atención es frecuente y le cuesta concentrarse.
8. Pone la televisión muy alta.
9. Orienta la cabeza hacia la fuente del sonido y mira fijamente a la cara cuando le hablan.
10. No entiende cuando se le habla desde otra habitación.

La detección de este tipo de problemas también puede llevarse a cabo en el 'cole', donde habría que prestar especial atención cuando el pequeño entienda erróneamente lo que se le dice, parezca no estar atento en tareas en las que hay que escuchar o tiene problemas con la percepción de algunos sonidos más complicados, como las letras s, f o z.

También es frecuente que los niños con un problema de audición miren a los demás niños para entender lo que están haciendo, o se evadan a menudo de su entorno, especialmente en las actividades en las que deben estar atentos a lo que se dice en voz alta.
- - -

Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook

Recomendaciones



Horóscopo