Consejos para elegir el nombre del bebé

Te damos algunos trucos para que elijas el nombre más adecuado para tu recién nacido



En los dulces nueve meses de espera del embarazo hay una tarea que es común a todos los papás y mamás: la elección del nombre. Una de las primeras muescas en la identidad del nuevo bebé, tan importante como el color que tendrá su pelo al nacer, o cómo serán sus ojitos cuando los abra.

La elección del nombre puede estar marcada por la tradición familiar, como sucede cuando elegimos perpetuar el nombre de los padres o abuelos, o seguimos el calendario santoral a pies juntillas, las modas -cada año el INE recopila los nombres más populares de los recién nacidos inscritos en el registro civil-, o los significados escondidos detrás de los nombres bíblicos, los de origen extranjero o los mitológicos.

Una clave fundamental para acertar con el nombre del bebé es pensar en él más que en nosotros mismos: al fin y al cabo, tendrá que identificarse con él toda su vida. Que resulte armonioso al combinarlo con nuestros apellidos, o que le sea fácil de memorizar y pronunciar en sus primeros años de vida pueden servir de guía para dar con el nombre perfecto.

Otra forma de hacerlo es continuando una línea de nombres, pero considerando los que ya se hayan repetido en numerosas ocasiones en otras ramas del árbol familiar. Piensa en cuántas Marías o Pedros se sentarán a la misma mesa en la cena de Navidad, y considera otras alternativas que también unan al pequeño con sus orígenes, sin que nadie confunda su nombre con el de sus primitos o tíos.

El origen es, precisamente, otro de los puntos de partida para la búsqueda de nombre, especialmente si sabes que tus ancestros se remontan a algún pueblo concreto de la Península, o a un país extranjero. Un nombre de origen germano o de raíz latina, por ejemplo, un nombre celta, si tus raíces están Galicia, o quizás en euskera, si parte de tu familia es originaria del País Vasco.

Una vez tengáis una lista cerrada con vuestros nombres favoritos, probad cada uno en diferentes frases, escenas y situaciones. Elige el que resulte más sonoro o el que no redunde con el primer apellido, y ten presente el marco legal que concierne a los nombres de los recién nacidos, y que permite que muchos diminutivos sean ya nombres por derecho propio, como Nacho, Lola o Chema.

Más noticias sobre...

Más noticias

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema