19 FEBRERO 2013

El diagnóstico precoz es vital para los bebés con cardiopatías

Los nuevos diagnósticos prenatales permiten planificar el parto más adecuado para el niño



El pasado 14 de febrero se celebró en todo el mundo el día de las cardiopatías congénitas. Una fecha con mucho 'corazón', que sirve cada año para crear conciencia en torno a esta patología, que sufren entre 6 y 10 de cada 1.000 niños.

En torno al 40 por ciento de los bebés afectados precisan de un tratamiento quirúrgico para salvarles la vida. Las cardiopatías congénitas se detectan nada más nacer, o incluso durante el período prenatal: con el tratamiento adecuado, hasta un 85 por ciento de los 'peques' afectados alcanzan la vida adulta en condiciones prácticamente normales, a pesar de que las causas de este tipo de patologías sean aún poco conocidas, o que en su origen estén implicados tanto factores genéticos como ambientales.

Algunas de las cardiopatías más severas y frecuentes: la transposición de las arterias, el síndrome de hipoplasia, la tetralogía de Fallot, la coartación de aorta o la anomalía de la conexión venosa pulmonar. En muchos casos, a los bebés que nacen con estas patologías se les conoce como 'niños azules', por su color cianótico al nacer.

En la última década, el diagnóstico prenatal se ha ido imponiendo en la mayoría de los centros médicos, permitiendo anticipar en la semana 18 o 20 de gestación el seguimiento de la cardiopatía, y la elección de la mejor estrategia para el parto, para así tratar al bebé lo antes posible. Estos procedimientos se realizan casi siempre en el primer mes de vida o siguientes, dependiendo del tipo de defecto cardíaco, y pueden ser de tipo quirúrgico o mediante cateterismo.
- - -

Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook