Cómo evitar las gastroenteritis de los niños

La infección por rotavirus es la primera causa de hospitalización por diarrea en niños



La gastroenteritus por rotavirus una enfermedad relativamente frecuente en los bebés menores de 5 años y, en ocasiones, puede resultar incluso peligrosa. De hecho, y según la Asociación Española de Pediatría, se trata de la principal causa de hospitalización infantil por diarrea en España: hasta 500.000 niños son tratados cada año por este mal, de los cuales un 21 por ciento precisan ser ingresados en el hospital.

El contacto con otros 'peques' en entornos no controlados, como la guardería, los parques o las piscinas, son el principal foco de contagio de esta enfermedad. Compartir juguetes, entre otras cosas, facilita la diseminación de este virus, que se propaga con gran rapidez, y que es altamente resistente a jabones y desinfectantes, pudiendo permanecer hasta 24 horas sobre las superficies de los objetos a pesar de que se hayan limpiado.

Sus síntomas: vómitos y diarrea, que causan una fuerte deshidratación -el rotavirus produce diarreas de mayor gravedad que otros patógenos-, además de fiebre moderada o alta, y que tienen como tratamiento las soluciones de rehidratación oral. Si el niño no mejora, es probable que requiera una atención médica más precisa, por lo que conviene trasladarlo al hospital.

En cualquier caso, la vacunación es la mejor manera para evitar este tipo de gastroenteritis: no sólo protege al niño frente a los cinco genotipos virales que son responsables de más del 95 por ciento de las diarreas, sino que confiere una importante inmunidad de grupo. El calendario de vacunaciones de la Asociación Española de Pediatría recomienda la inmunización frente al rotavirus para todos los lactantes, aunque, actualmente, la vacuna no se administre de forma sistemática ni esté subvencionada por el Sistema Nacional de Salud.

Más sobre: