La osteoporosis también afecta a los adolescentes

Las fracturas de hueso son la principal manifestación de la enfermedad entre los jóvenes



La osteoporosis es una enfermedad asociada al envejecimiento y la menopausia. Sin embargo, y tal y como señala la Dra. Inmaculada Calvo, de la Unidad de Reumatología Pediátrica del Hospital la Fe en Valencia, también los adolescentes pueden padecer esta patología, siendo su principal manifestación las fracturas en el hueso.

El problema radica, como alerta esta reumatóloga infantil, en que no se suele asociar este tipo de fracturas por fragilidad ósea con osteoporosis. La infancia y la adolescencia son las etapas claves de la vida para alcanzar el mayor nivel de masa ósea del organismo, un proceso que en las niñas se produce entre los 11 y los 14 años, mientras que en los chicos suele cursar de los 13 a los 17 años, pudiendo prolongarse más lentamente hasta los 20.

La adolescencia es pues una etapa de riesgo real de osteoporosis. Un momento especialmente vulnerable, ya que innumerables factores pueden interrumpir la normalidad fisiológica ósea y favorecer tanto la aparición de osteoporosis como el hecho de que se inicie la etapa adulta con una masa ósea baja, multiplicando el riesgo de fracturas en el futuro.

Es fundamental por tanto lograr una salud ósea óptima en niños y adolescentes. Los dos factores clave: la alimentación inadecuada y la inactividad. Los nutrientes necesarios para unos huesos fuertes son el calcio y la vitamina D, dos elementos que suelen faltar en la dieta de los adolescentes, y que resultan indispensables para el desarrollo estructural y funcional del hueso.

Asimismo, la falta de actividad física entre los 12 y los 18 años, la obesidad y la anorexia intervienen en la disminución de la densidad en el hueso. Un ejercicio moderado durante al menos 30 minutos, desarrollado de dos a tres veces a la semana, puede ser más que beneficioso, especialmente si se tiene en cuenta que es a estas edades cuando comienza el consumo de tabaco y alcohol, que hace a los jóvenes especialmente vulnerables.

No hay que olvidar, sin embargo, que la osteoporosis tiene también un componente genético, que influye hasta en el 60 y 80 por ciento de los casos.

Más sobre

Regístrate para comentar