La cerveza sin alcohol, un 'plus' de salud para las mamás lactantes

Ayuda a mejorar la capacidad antioxidante de mamás y recién nacidos



Los beneficios de incluir un vaso de cerveza en nuestra dieta no tiene por qué interferir con el período de lactancia de las mamás que estén dando el pecho. De hecho, el consumo habitual de cerveza sin alcohol puede optimizar la capacidad antioxidante de la leche materna, tal y como han explicado estos días desde el XV Congreso de la Asociación Española de Matronas.

La investigación, que ha estudiado a un total de 80 madres, ha tomado como muestra tanto a mamás que seguían una dieta habitual, como a las que completaban su dieta con dos cervezas sin alcohol al día. El estudio ha demostrado los resultados sobre la capacidad antioxidante de la leche en tres momentos diferentes de la lactancia: al inicio (leche calostral), a los 15 días (leche transacional), y al mes del inicio de la lactancia, cuando la leche se denomina madura.

Los resultados: enriquecer la dieta de las madres lactantes con cerveza sin alcohol aumentaría hasta un 30 por ciento la capacidad antioxidante de la leche. De hecho, estas mamás presentarían un menor daño en la oxidación celular, así como un aumento antioxidante, tanto en sangre, como en la orina. El estudio científico también ha analizado la oxidación celular en los niños en tres etapas: al nacer, a los 15 días y a los 30 días de vida.

Los alimentos que toma (o en este caso, bebe), la madre lactante son la principal fuente de nutrientes para los niños, que los adquieren mediante transferencia a través de la leche. Sustancias fundamentales para mejorar las defensas del bebé, y que se encuentran naturalmente presentes en la fruta, la verdura, los cereales y, en este caso, también en la malta y el lúpulo de la cerveza. De hecho, la cerveza contiene más de 2.000 compuestos diferentes, como ácido fólico, vitaminas del grupo B, compuestos polifenólicos y melanoidinas.

La lactancia materna es la mejor alimentación para el bebé puesto que, además de constituir una excelente fuente de nutrientes, también aporta una gran cantidad de defensas naturales, neutraliza los radicales libres y mejora el sistema antioxidante del bebé recién nacido. Además, de acuerdo con los últimos estudios epidemiológicos, la leche materna mantendría una correlación inversa con algunas de las enfermedades degenerativas propias la vida adulta, como la diabetes, el cáncer y enfermedades cardiovasculares. 

Más sobre: