Doctor García Velasco: "La fertilidad de la mujer desciende rápidamente a partir de los 35, y casi desaparece a partir de los 40 años"

El deseo de ser madre y no lograrlo se ha convertido en una fuente de preocupación y, a veces, de obsesión para muchas mujeres. Hablamos con el doctor García Velasco para aclarar conceptos y saber qué hacer para llevar a buen puerto un embarazo

 Acaba de publicar un libro titulado ‘Quiero ser madre. Los secretos de la fertilidad’, ¿qué es lo que le ha animado a escribirlo?, ¿qué es lo que quiere transmitir a las mujeres que desean ser madres y no lo logran?
La idea es enviar un mensaje de ilusión realista: la reproducción asistida no embaraza a todo el mundo, pero sí a la inmensa mayoría. Y hay tanta desinformación y tanto mito –gente que cree que todo es posible y gente que piensa que aún es ciencia ficción- que era necesario. Aunque lo cierto es que este libro lo escribí a petición de una paciente y amiga, que era más consciente que yo de esta necesidad de información clara, directa, objetiva y optimista. 

Parece ser que España es uno de los países de la Unión Europea donde más tratamientos de fertilidad se producen; ¿cuáles pueden ser las razones?
En nuestro país tenemos la suerte de combinar dos factores que son los motivos por los que se hacen tantos tratamientos: 1) el contar con un nivel profesional excelente; existe un colectivo profesional de médicos y biólogos con una grandísima preparación que nos permiten tener un gran nivel en esta área de la medicina, y 2) tenemos una de las legislaciones más pioneras y más liberales de la Unión Europea, lo que hace que prácticamente todos los tratamientos sean posibles en nuestro país, con la excepción del utero de alquiler o subrogación. 

¿Cuándo debe acudir una pareja al ginecólogo para consultar un problema real de fertilidad?
El momento en el que una pareja debe consultar depende básicamente de la edad, y de la edad de la mujer, no del varón. Si la mujer es muy joven (por debajo de los 30 años) pueden esperar un año o año y medio antes de consultar; si la mujer tiene menos de 35 años, un máximo de un año intentando un embarazo espontáneo es razonable; a partir de ahí, entre 6 meses y un año, y por encima de los 40 años no habría mucho que esperar.

Lo cierto es que el embarazo espontáneo –si todo está bien- ocurre tan sólo en un 25% de las veces que una pareja joven tiene relaciones alrededor de la ovulación, es decir, que hay que darle cierto tiempo a la naturaleza. Ahora bien, la fertilidad de la mujer desciende rápidamente a partir de los 35 años, y casi desaparece a partir de los 40, por lo que la edad de la mujer va a marcar estos tiempos. 

¿Podría explicar, para que todo el mundo lo entienda, qué diferencia hay entre una fecundación ‘in vitro’, la inseminación artificial o una microinyección espermática? ¿Cada una de ellas se adapta según sean las características y necesidades de la paciente?
Sin duda, la inseminación artificial soluciona problemas leves; la fecundación in vitro problemas más serios (trompas bloqueadas, espermatozoides de mala calidad), y la microinyección se emplea cuando hay muy pocos espermatozoides o éstos son de muy mala calidad.

Brevemente, la inseminación artificial o IAH consiste en colocar la muestra de espermatozoides ya preparados dentro del útero; es un procedimiento que se hace en la consulta, no es doloroso, y se suele combinar con una estimulación de los ovarios para que haya más de 1 óvulo. Pero luego la fecundación de éste óvulo ocurre de forma natural en las trompas, y el embrión debe llegar al útero para implantar.

En cambio, la fecundación in vitro o FIV consiste en extraer los óvulos al exterior y fecundarlos en el laboratorio (in vitro). Siempre se acompaña de una estimulación ovárica, se hace en el quirófano con una breve anestesia, y lo que se coloca en el útero ya son embriones en división, por lo que la probabilidad de embarazo que ofrece es mucho mayor que la IAH.

Para la FIV ponemos unos 50.000 o 100.000 espermatozoides alrededor del óvulo y sólo 1 lo va a fecundar; en la microinyección espermática o ICSI nosotros elegimos el espermatozoide que va a fecundar y lo inyectamos en el óvulo: esta técnica se emplea cuando hay muy pocos espermatozoides, y la probabilidad de embarazo es tan alta como con la FIV. 

¿Cuál es el perfil típico de la mujer (de las parejas) que atienden ustedes en IVI?
Aunque no existe realmente un perfil típico, ya que vemos parejas y mujeres de todo tipo, de distintas edades, con y sin pareja, de distintas ciudades y múltiples países, sí que es cierto que la mayoría son mujeres en la tercera o cuarta década de su vida, que ya han consolidado su vida laboral y afectiva, y que ahora que han tomado la decisión de ser madres se encuentran con alguna dificultad.

¿En qué proporción la infertilidad es debido a la mujer y cuál al hombre?
Este es un tema que está bastante bien repartido: aproximadamente el 40% de las dificultades para tener un hijo se deben al varón, algo que es sencillo de diagnosticar y de tratar; otro 40% sería debido a problemas en la mujer, que se más complejo de diagnosticar y por supuesto de tratar, y el 20% restante se debería a factores mixtos en los que contribuyen ambos miembros de la pareja.

¿Qué es lo más difícil cuando una mujer se somete a un tratamiento de fertilidad? Normalmente, ¿cuánto tiempo puede durar un tratamiento de estas características y cuál es el porcentaje de éxito?
Lo más difícil –creo- es explicar a una mujer o a una pareja que algo que casi todo el mundo consigue sin dificultad, y para lo que creemos que estamos todos capacitados, que es el tener un hijo de forma natural, les va a requerir cierto esfuerzo, cierto tiempo, y además, no les podemos asegurar el éxito. La parte emocional que va implicada en la infertilidad es sin duda la más compleja. La parte técnica es mucho más sencilla, y cada vez más.

Los tratamientos no duran mucho, más o menos en 2 semanas se puede hacer una inseminación o una fecundación in vitro. Puede llevar algo de tiempo la preparación previa o el estudio, pero tal y como se plantea hoy la reproducción asistida, de forma sencilla y rápida se pueden conseguir muy buenos resultados.

La IAH ofrece alrededor de un 15-20% de éxito por intento, y 50% en tres o cuatro ciclos. La FIV en mujeres menores de 40 años alrededor de un 40-50% y llega al 90% en 4 intentos, con 41 a 43 un 20-30% de éxito, y con 44 o más menos de un 5%. La donación de óvulos ofrece un 65% independientemente de la edad de la mujer, y hasta un 95% tras 4 intentos. 

Ahora que las células madre están tan de actualidad, ¿qué papel pueden llegar a jugar dentro de la reproducción asistida?
El objetivo sería conseguir crear gametos artificiales, es decir, que el varón que no tenga espermatozoides pueda generarlos a partir de sus células madre, y lo mismo en la mujer, el poder crear óvulos cuando ya se hayan agotado los que tenía cuando nació. En el caso de los espermatozoides se han conseguido grandísimos avances en ratones, pero en el caso de los ovocitos, que es mucho más necesario, ya que cada vez tenemos los hijos más tarde, todo va mucho más lento porque el óvulo es una célula mucho más compleja. 

Hay mujeres que han sufrido algún tipo de tratamiento oncológico y que aún así no quieren renunciar a ser madres, ¿puede verse afectada su fertilidad?, ¿qué les aconseja?
Los tratamientos oncológicos –quimio y radioterapia- tienen en su mayoría un gran impacto negativo sobre los testículos y los ovarios. Si la mujer es muy joven puede tener posteriormente una probabilidad de embarazo de un 30%, pero si es mayor, puede producirse una infertilidad secundaria al tratamiento del cáncer. Hoy en día es posible preservar la fertilidad congelando óvulos o tejido ovárico ANTES de recibir la quimioterapia, y siempre con el visto bueno de su oncólogo que es quien autorizará estos tratamientos. En el caso del varón es exactamente igual, pero es mucho más sencillo, ya que se puede congelar una muestra en un día, mientras que la mujer va a necesitar un par de semanas para poder obtener los óvulos.

¿Hasta qué punto someterse a un tratamiento de fertilidad puede favorecer un embarazo múltiple?
La gran cantidad de carritos de niños gemelos que vemos por la calle no es sino consecuencia de los tratamientos de reproducción asistida. Afortunadamente, tanto los pacientes como los médicos somos conscientes de que un embarazo múltiple no es ningún éxito ya que aumentan las complicaciones. Y aunque los embarazos triples ya prácticamente no existen, todavía hay demasiados gemelos consecuencia de estos tratamientos. Pensemos que aproximadamente el 10-20% de los embarazos que se consiguen con gemelares, es decir, 1 de cada 5 ó 10, mientras que los gemelos que han existido siempre son 1 de cada 80.

Antes de acudir a un centro especializado, ¿qué recomendaciones haría a una mujer que quiere quedarse embarazada?
Aquí hay dos aspectos importantes a tener en cuenta: a) que lleve una vida sana dentro del sentido común, es decir, abusar del café y del alcohol o un peso excesivamente alto o bajo va a dificultar la gestación, pero perfectamente puede tomar un par de cafés al día o un vino; aunque todo el mundo a su alrededor le dirá que “no se obsesione, que no piense en ello”, eso es imposible cuando uno está buscando un niño, pero sí es interesante que tenga relaciones con su pareja alrededor de los días de la ovulación a días alternos, y b) que no espere demasiado a consultar: afortunadamente hay unidades y centros por toda España y si el problema empieza a angustiarle y cada vez que tiene la regla es un disgusto, que acuda a su ginecólogo. A veces, unas pruebas muy sencillas y unas palabras tranquilizadoras serán suficientes; y si encuentran algún factor que lo esté impidiendo, hay muchos tratamientos que le pueden solucionar su problema.

¿Qué aspectos hay que tener en cuenta a la hora de elegir un centro de reproducción asistida?
Aunque hay embarazos en todos los centros, obviamente no son todos iguales. La gran diferencia la van a marcar los laboratorios, algo que el paciente no ve, pero si el laboratorio es bueno los resultados también lo serán; si el laboratorio es mediocre, será difícil tener buenos resultados, porque los profesionales son buenos en prácticamente todas partes. Es bueno que compruebe que es un centro acreditado, que tenga sus resultados auditados o si no lo están puede comprobar sus resultados en la página de la Sociedad Española de Fertilidad. Y sobre todo, que hable con profesionales que le hablen claro y con cercanía sobre sus expectativas, tanto de las posibilidades de embarazo como sus limitaciones. Esto le va a permitir obtener los mejores resultados dentro de una expectativa realista.

Más noticias sobre...

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema