07 JUNIO 2012

¿Por qué es importante que los niños estén hidratados en verano?

El agua mineral, la leche, las frutas o el pescado ayudan a evitar la deshidratación



Con motivo de la llegada del verano, el Instituto de Investigación Agua y Salud se ha puesto manos a la obra para concienciarnos a cerca de la necesidad de hidratar a los niños correctamente. Para ello, y contando con el apoyo de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, han desarrollado una serie de materiales educativos para colegios y pediatras, que incluyen una guía para profesores, fichas didácticas y posters, diseñados en colaboración con la editorial Everest.

Con estos materiales, enviados a cerca de 10.000 colegios a nivel nacional, más de un millón de niños de entre 8 y 10 años aprenderán en las próximas semanas la importancia de beber líquidos para cuidar de su hidratación, así como pautas básicas aptas para los papás y 'profes'. ¿Quieres conocer algunos de estos consejos?

1. No esperes a tener sed para beber agua: la sed es un síntoma de que podemos estar empezando a deshidratarnos.

2. Es importante beber ocho vasos de líquido al día, uno en cada comida y otros cuatro repartidos durante el resto del día. Así reponemos las pérdidas de agua del cuerpo, sobre todo si estamos expuestos a altas temperaturas.

3.
Hay que beber agua antes, durante y después de hacer deporte.

4. Es recomendable beber antes de salir de casa, sobre todo en las horas de más calor.

5. Es aconsejable llevar una botella de agua al salir a la calle: así podremos hidratarnos en cualquier momento y lugar.

6. Si hay niños o ancianos a nuestro cargo, es bueno ofrecerles agua a menudo, ya que no siempre saben alertarnos cuando sienten sed, y son los principales grupos de riesgo expuestos a la deshidratación.

7. Para mujeres embarazadas o en época de lactancia, se recomienda beber 3 litros de agua cada día.

El Instituto de Investigación Agua y Salud ha insistido también en que tan importante es la cantidad de líquido que bebemos como la calidad. En este sentido, el agua mineral natural sería la opción más saludable, ya que no recibe ningún tratamiento químico, y su composición en minerales y oligoelementos es siempre estable. Junto al agua mineral y el agua corriente, otras formas de hidratación aptas para los más pequeños incluirían la leche fresca, los zumos de frutas naturales y los alimentos con un alto contenido en agua, como las verduras o el pescado.
- - -

Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook

Más noticias sobre...

Recomendaciones



Horóscopo