¿Cuándo comenzar a preocuparse por la fiebre?

Es el motivo más frecuente de consulta en urgencias pediátricas



Al contrario de lo que piensan la mayoría de padres, la fiebre en los niños no tiene por qué estar ligada necesariamente a un mal pronóstico médico: en realidad, la fiebre es un mecanismo defensivo del organismo contra una infección, un síntoma que alerta de la presencia de un problema, y que no siempre debe ser tratada. Así lo definen desde la Asociación Española de Pediatría (AEP), que celebra estos días su 61º Congreso en Granada.

Sin embargo, este fenómeno sigue siendo el motivo más frecuente de consultas en urgencias pediátricas. En opinión de los expertos, tan importante como bajar la temperatura es conocer qué la produce: el exceso de temperatura corporal se debe, en la mayoría de los casos, a infecciones y otros problemas como la deshidratación, por lo que no se trataría tanto de controlar el síntoma como de diagnosticar y tratar apropiadamente el motivo que lo genera.

La fiebre se presenta con más frecuencia durante los tres primeros años de vida y, paradójicamente, su aparición es fundamental para ayudar a fortalecer el sistema inmune del niño. Por ello, los pediatras insisten en que sólo es necesario optar por un tratamiento en función de la sintomatología; de hecho, si el niño está bien y no rechaza los alimentos, es muy probable que no presente un cuadro clínico grave: sólo cuando la fiebre es excesivamente alta, se trate de un recién nacido, o no encontremos una causa que la justifique, se debe acudir al médico a fin de recibir un diagnóstico más concreto.

Pese a estas recomendaciones básicas, los servicios de urgencias continúan colapsados por casos de fiebre infantil, en ocasiones tan prematuros que ni siquiera muestran otros signos que puedan definir un posible tratamiento. En este sentido, los expertos sugieren varios remedios para ayudar a reducir la temperatura, como meter al niño en una bañera llena de agua, poner paños de agua fría en la cabeza y las extremidades, y mantenerle bien hidratado y con poca ropa.

Más sobre

Regístrate para comentar