¿Por qué es importante que los niños duerman ocho horas?

Los expertos alertan sobre una relación entre el sobrepeso y la falta de sueño



Dormir mucho, dormir poco… ¿afecta a los niños de forma significativa? Según los últimos estudios experimentales y epidemiológicos, afecta, y mucho. En concreto, los niños que duermen menos de ocho horas al día tienen mayor riesgo de desarrollar sobrepeso u obesidad, además de otros problemas de origen metabólico.

Así lo explica la Dra. Milagros Merino, neurofisióloga clínica y miembro de la Sociedad Española de Sueño: en la actualidad, cerca de un tercio de los niños y adolescentes españoles tienen algún trastorno de sueño, lo que favorece la aparición de complicaciones en el sistema cardiovascular y del metabolismo, además de desencadenar un crecimiento más lento o trastornos de conducta.

Claro que no son los únicos: el síndrome de apneas durante el sueño en los niños es otro de los más significativos. La apnea se define como una obstrucción intermitente o parcial de la vía aérea, que interrumpe tanto la ventilación como los patrones de sueño normal. Aunque este síndrome puede aparecer a cualquier edad, el pico de máxima incidencia se sitúa entre los 2 y 6 años, y se asocia a niños con bajo desarrollo y retraso en el crecimiento, y, recientemente, a los niños con problemas de sobrepeso u obesidad.

De hecho, la obesidad en los niños se ha asociado recientemente al aumento de los trastornos respiratorios durante la noche, y muy especialmente en los niños. La piedra angular a la hora de realizar un diagnóstico adecuado es el pediatra: él es el encargado de identificar los síntomas correspondientes, y derivar al pequeño a una unidad de sueño para hacer las pruebas necesarias y recetar un tratamiento.

Los indicios que deben ponernos en alerta: el desarrollo de problemas de aprendizaje, la somnolencia durante el día, la hipertensión arterial, la falta de control sobre las ganas de orinar o el aumento desmedido de peso del pequeño.

Más sobre: