¿Sabes cómo detectar el acoso escolar?

Identificar el 'bullying' es tarea tanto de los padres como de los docentes



Detectar el acoso escolar es una tarea que involucra tanto a los profesores y responsables de los centros docentes, como a los padres. El acoso en el colegio es un serio problema que debe cortarse de raíz tan pronto como se detectan las primeras señales: los cambios de actitud y comportamiento en los hijos son los primeros en aparecer, aunque no son los únicos. ¿Sabes cómo detectar el bullying?

1. Lo primero y más importante es estar atentos a los trastornos de conducta: niños tranquilos que repentinamente se muestran más irritables, callados o tristes, o que lloran a menudo sin querer dar una explicación convincente.

2. No querer ir al colegio o comenzar a traer suspensos y malas notas a casa también puede ponernos en sobreaviso cuando se da un caso de acoso escolar.

3. El niño deja de relacionarse con sus amigos, y prefiere quedarse en casa. Rehúye las actividades extraescolares o excursiones, y su círculo social se reduce a la familia y los adultos que le rodean.

4. Sus pertenencias escolares de repente comienzan a aparecer rotas o dañadas. Todos los 'peques' acaban con un desgarrón en el pantalón de vez en cuando, pero cuando estos accidentes se extienden a los libros, la mochila o las gafas podemos encontrarnos ante un caso de acoso escolar.

5. Si el niño se queja a menudo para evitar ir al colegio es posible que su malestar sea en realidad de origen psicosomático: la necesidad de evitar el colegio se traduce en dolor de estómago o vómitos.

6. En esta línea, las mentiras se vuelven cada vez más habituales: dejamos de saber qué hace en el camino del 'cole' a casa, o por qué no tiene a ningún compañero con el que realizar un trabajo grupal.

7. También son habituales otras manifestaciones evidentes, como las pesadillas, los cambios en la rutina de sueño, la micción en la cama o la falta habitual de apetito.

Más sobre: