¿Cuáles son los riesgos reales del mal uso de la sillita en el coche?

Los accidentes son la principal causa de muerte infantil en niños mayores de 4 años

null

Ya sea por prisas, por pereza o por aumentar la comodidad del 'peque', utilizar mal la sillita dentro del coche se ha convertido en uno de los principales riesgos a la hora de viajar con niños, y una de las mayores preocupaciones de la Dirección General de Tráfico. De hecho, el mal uso del sistema de retención multiplica por cuatro las posibilidades de que el niño sufra daños irreversibles en caso de accidente.

Ésta es la principal conclusión del informe ‘Buenos y malos usos de las sillitas infantiles’ presentado por Línea Directa, y según el cual, usar mal las sillitas es una causa determinante en la mortalidad infantil en carretera, y que además provoca que 4 de cada 5 casos en los que el menor sobrevive, éste pueda sufrir lesiones y secuelas muy graves.

Según datos de la DGT, alrededor de 40 niños fallecen y unos 2.950 resultan heridos cada año en accidentes de coche en España. De ellos, el 40 por ciento no hacía uso de ningún sistema de retención infantil, y ello a pesar de que circular con menores sin utilizar la correspondiente sillita conlleva la pérdida de puntos y multas económicas.

La cifras resultan aún más alarmantes si se considera que hasta 7 de cada 10 niños no utilizan correctamente estos sistemas de seguridad en el automóvil. Los accidentes de circulación son, según la DGT, la primera causa de muerte en los niños mayores de 4 años: datos que han servido como base a la compañía de seguros, que ha analizado en un banco de pruebas las consecuencias de los malos usos más habituales para los pasajeros infantiles.

En total, quince choques frontales a 50 kilómetros por hora a modo de ensayos, en los que se han utilizado dummies que representaban a niños de un año y medio, 3 y 6 años, y sobre los que se aplicaban los tres tipos de sistemas de retención más comunes. Además de los ensayos, Línea Directa ha analizado más de dos millones y medio de accidentes registrados por la compañía en los últimos 5 años: según sus datos, el 2,75 por ciento de los niños de entre 0 y 6 años tienen secuelas permanentes derivadas de un choque, y más del 27 por ciento precisaron de tratamiento médico tras la colisión.

Consejos para colocar la sillita
  • Situar la sillita en la plaza trasera central.
  • Asegurarse de anclar correctamente la sillita con el cinturón del coche o el sistema ISOFIX.
  • Desactivar siempre el airbag al colocar las sillitas portabebés en el asiento del copiloto.
  • No dejar nunca holgado el arnés de seguridad de la sillita, pues cuando no está bien ajustado aumenta el riesgo de que el menor sufra daños severos.
  • Ajustar las correas de la sillita a la estatura del niño, sin que queden por encima o debajo de los hombros, a medida que crezca ayuda a evitar lesiones.
  • Utilizar siempre los sistemas de retención hasta que el niño supere los 135 cm de estatura.
  • Ser conscientes de que el cambio de una sillita a otra depende del peso del menor, no de su de edad.

Más sobre: