¿Cuánto debe pesar la mochila de los niños?

La colocación de los libros o las asas es fundamental para evitar problemas de espalda



Con la vuelta al cole literalmente a la vuelta de la esquina, es el momento de equipar a los niños con todo lo necesario para enfrentarse a las largas jornadas lectivas que les esperan durante el nuevo curso escolar. Uno de estos básicos, y que más debería preocupar a los padres en relación al impacto en la salud de los más pequeños, es la mochila: llena hasta los topes con libros cuadernos, estuches, diccionarios y a veces hasta el equipamiento de las clases de gimnasia, la mochila puede pasar de ser una mera ‘carga’ a un problema para la espalda de los niños, especialmente si no nos atenemos a las normas de uso recomendadas por los expertos.

Así lo recuerdan desde la Asociación Española de Productos Para la Infancia (ASEPRI), quienes indican que el peso de las mochilas escolares no debe superar en ningún caso entre el 10 y el 15 por ciento del peso del menor, a fin de evitar molestias y posibles complicaciones en el área de las cervicales y las lumbares. Asimismo, la mochila, especialmente si es de asideras tradicionales en lugar de las de ruedas, debe adecuarse a la estatura y el peso de cada niño, por lo que es importante renovarlas cada año, y no ‘heredarlas’ o tomarlas prestadas, ya que cada niño tiene unas necesidades diferentes.

Por último, recomiendan, es igualmente importante el uso de mochilas prácticas, con formas anatómicas, respaldo acolchado y correas anchas, por encima de las que tengan un diseño bonito o llamativo. Además, los ‘peques’ tienen que colocárselas de modo que se asienten sobre los dos tirantes (nada de llevarlas a un solo hombro), y ajustarlas a la altura lumbar, repartiendo el peso entre los dos hombros, y colocando los objetos más pesados lo más cerca posible de la espalda.

Más sobre

Regístrate para comentar