La vuelta al 'cole' y la salud de los más pequeños

¿Sabes cuales son las pautas más saludables para incorporar a su día a día?

null

La vuelta al colegio tras las vacaciones de verano es un momento clave para los niños, que conlleva una serie de cambios en los hábitos de vida de toda la familia. Para los más pequeños, después de una época llena de actividades, juegos y excursiones, volver a la rutina escolar genera montones de emociones y nervios, sobre todo, en las primeras semanas, y les obliga a adecuarse a nuevas pautas de alimentación, descanso e higiene, diferentes de las de los meses de verano.

Estos factores, combinados con la llegada del otoño, una de las épocas del año en la que el virus de la gripe y los catarros se hacen más presentes debido a los cambios de temperatura y humedad ambiental, hacen que sea necesario hacer especial hincapié a la hora de inculcar en los niños hábitos de vida saludables, tanto en casa como en el colegio.

Si bien durante la infancia es el periodo vital en el que padecemos más infecciones (se estima que cada año un pequeño sufre una media de ocho), sí se puede contribuir a la prevención y a reducir sus efectos, tal y como indica el Dr. Fernando Plaza, pediatra de la red ACEBA. Rutinas diarias que incorporar al día a día de los ‘peques’, y entre las que destacan hábitos de higiene sencillos, como enseñarles a que se tapen la boca al toser, estornudar con pañuelos desechables, o que se laven las manos con frecuencia.

El sueño es igualmente importante una vez llega la vuelta al cole: nada de quedarse despiertos hasta tarde, viendo la tele o jugando a la consola. Dormir un mínimo de 10 horas y evitar actividades intensas antes de acostarse es fundamental para que estén descansados y listos para enfrentarse a una larga jornada escolar. Igualmente, es recomendable que el sueño nocturno sea en un ambiente relajado, sin abusar de la calefacción, y en una habitación que haya sido aireada al menos durante un cuarto de hora al día.

Asimismo, se recomienda seguir una alimentación saludable, que incorpore alimentos que ayuden a mejorar la respuesta del sistema inmunitario. Unaa dieta sana contribuye al buen funcionamiento de sus defensas, y hace que el organismo sea más fuerte ante el ataque de los virus. En este sentido, el Dr. Fernando Plaza recomienda incluir en la dieta de los pequeños al menos cinco raciones de fruta entera y con piel al día, así como verduras y hortalizas, legumbres dos o tres veces por semana, y leches fermentadas, con lactobacillus casei, que ayuden a reducir algunas de las infecciones más comunes entre los niños, como la otitis, la sinusitis, la gripe o la diarrea.

Más sobre: