Entrevista al Dr. Durán Escribano: ‘Detrás de muchos casos de obesidad infantil hay algún tipo de problema personal’

La obesidad infantil reduce la edad de los pacientes de cirugía bariátrica

null

El Dr. Durán Escribano, Cirujano Jefe de la Unidad de Cirugía Bariátrica del Hospital de la Paloma

La obesidad es uno de los principales problemas de salud de las sociedades occidentales modernas, aunque cuando se trata de niños, las alarmas se disparan: los casos de pequeños cuyo índice de masa corporal supera los porcentajes considerados como saludables se multiplican cada día, incrementando con ello el riesgo de sufrir las consecuencias del exceso de peso a lo largo de toda la vida, y reduciendo la esperanza de vida de las nuevas generaciones en varios años.

Y no es un problema que deba tomarse a la ligera: los datos del último estudio enKids referente a la obesidad infantil en España indican que la prevalencia de las tasas de obesidad entre personas de 2 a 24 años es de un alarmante 13,9 por ciento, mientras que el sobrepeso afecta a un 12,4 por ciento de los niños y jóvenes de nuestro país. Unos índices que están disparando las medidas preventivas entre médicos, expertos y endocrinos, y que pueden llevar a una intervención quirúrgica cuando los métodos tradicionales no funcionan. ¿Sabes cómo afectan estos procedimientos a los adolescentes? El Dr. Durán Escribano, director de la Unidad de Cirugía Laparoscópica y Cirujano Jefe de la Unidad de Cirugía Bariátrica del Hospital de la Paloma de Madrid, nos da algunas respuestas.

 

¿Cuál es el IMC indicador de obesidad en niños y adolescentes?
El IMC en niños se mide por las tablas de crecimiento y peso hasta los 12 años; en esta franja los percentiles por encima del 97 por ciento se consideran obesidad mórbida. A partir de los 12 años se calcula como el de los adultos, con obesidad severa a partir de 35 y mórbida a partir de 40.

¿A qué edad mínima se puede operar a un niño de cirugía bariátrica?
No existe un criterio consensuado en la comunidad médica sobre la edad mínima para someter a un adolescente a este tipo de intervención, aunque la cirugía bariátrica no debería ser una opción para menores de 14 años. En jóvenes a partir de esta edad debería recomendarse solamente en casos de obesidad mórbida con riesgo para la vida del paciente.

¿Hay requisitos legales especificos para aplicar este tipo de cirugía en un menor?
En el caso de menores de edad se necesita el consentimiento firmado del tutor legal del niño o adolescente.

null

¿Cuáles son los cuidados especiales que se tienen que tener en cuenta en el caso de niños?
La cirugía en los menores requiere unas condiciones especiales: lo primero es un estudio e informe psicológico encaminado a descartar algún problema de adaptación escolar, fracaso, problemas familiares, etc. Detrás de muchas obesidades hay algún tipo de problema personal del menor que le lleva a refugiarse en la comida como fuente de satisfacción. Lo segundo es descartar algún posible trastorno psicológico, como la bulimia, y conocer si anímicamente es capaz de soportar los cambios y las limitaciones que la cirugía le va a provocar. Por último se descarta un posible origen genético u otras enfermedades, como el hipotiroidismo, Síndrome de Cushin, etc.

¿Qué pueden hacer en estos casos los padres?
Normalmente en los casos de obesidad infantil se hace un estudio no sólo del menor sino también de su entorno familiar. Desgraciadamente se dan casos en los que el menor es obeso por los hábitos de alimentación de sus padres, que casi siempre serán también obesos. Es absurdo someter a una cirugía a un menor si su familia no está dispuesta a cambiar sus hábitos y costumbres de alimentación.

¿Qué intervención es la más adecuada para un niño obeso?
La técnica quirúrgica está condicionada por el hecho de estar en crecimiento y desarrollo, por tanto se deben evitar cirugías que asocien mala absorción y que sean lo menos agresivas posible.

¿Cuáles son los pasos a seguir cuando estamos ante un caso de obesidad infantil?
Hay que planificar una dieta equilibrada con cambio de estilo de vida y aumentar el ejercicio. En casos muy seleccionados se puede apoyar la dieta con balón intragástrico, aunque se requiere un seguimiento muy estrecho por la unidad de nutrición y apoyo psicológico. Si todo ello fracasa, se plantea la cirugía.

¿A qué opciones pueden enfrentarse los padres del niño?
Se debe valorar en un primer lugar la banda gástrica, aunque en este caso se debe ser muy selectivo en su indicación. Como segunda opción es la gastrectomía vertical, técnica más efectiva y con menos efectos secundarios, pero que tiene como pega que es irreversible, pues se extirpa una parte del estómago y por tanto se debe valorar bien en el caso de un menor. Hoy día se cuenta con otra técnica poco agresiva como el marcapasos gástrico, que no modifica el estómago y aumenta la sensación de saciedad, pero no hay experiencia en menores de 18 años.

El bypass gástrico es la técnica más efectiva y mejor evaluada para el tratamiento de la obesidad, aunque sólo se debe indicar en casos muy seleccionados en los que se prevea que la gravedad de la obesidad es mayor que los riesgos de una mala absorción de vitaminas y minerales en un organismo en desarrollo.

Más sobre: