¿Cómo evitar que tengan miedo a la oscuridad?

El miedo al irse a la cama es común en la mayoría de niños

Miedo a la oscuridadVER GALERÍA

La imaginación puede jugarnos malas pasadas durante toda la vida, aunque nunca como en la infancia: las pesadillas, la oscuridad y los monstruos que se esconden fuera de las sábanas son los peores enemigos de los ‘peques’ a la hora de conciliar el sueño y pasar una noche tranquila, durmiendo de un tirón. Junto a la imaginación desbocada, además, las imágenes de los libros, la tele o el cine hacen las veces de catalizador, y pueden generar cierta confusión en los niños, que muchas veces no saben distinguir qué es real y qué no cuando están metidos en la cama.

Aunque no hay una forma de cortar por lo sano con estos miedos tan comunes, es fácil poner en práctica algunos trucos que permitan a los niños sentirse más relajados a la hora de ir a dormir. En estos casos, lo mejor es no resultar demasiado drástico: diles que no crees que haya nadie acechando mientras duermen, pero que, aún así, les protegerás en caso de que aparezca algún peligro.

Dejar la puerta entornada, para que sientan que estamos cerca, la clásica luz nocturna, que pude provenir de una sencilla lamparita de noche, o la compañía de un amigo de peluche, también sirven como refuerzo en el caso de que sea la oscuridad o la sensación de estar solos lo que les asusta.

Eso sí a la hora de ‘ceder’ al chantaje emocional que muchas veces se da en este tipo de situaciones, es importante mantener la cabeza fría y no caer en la tentación de mirar en el interior del armario o bajo la cama, simplemente para demostrar que allí no se oculta nada. Aunque parezca que transmitimos una sensación de seguridad, el hecho de vernos buscar criaturas en su cuarto les hará creer con más fuerza en la posibilidad de que existen.

¿Tienen tus hijos miedo a la oscuridad?

Más sobre

Regístrate para comentar