Este verano, córtales el pelo en casa

Te enseñamos algunos trucos para que aprendan a superar el miedo a las tijeras

null

Pasar por la ‘pelu’ no siempre es tarea fácil, especialmente cuando hablamos de los más pequeños de la casa: los tirones, el miedo a las tijeras o la maquinilla, y la posibilidad de que el corte ‘duela’, son algunos de los problemas más comunes a la hora de sentar a los niños en el sillón de la peluquería, especialmente una vez cumplido el primer año de edad. La solución más económica y rápida: cortarles el pelo en casa, una tarea laboriosa pero que con un poco de maña puede ahorrarnos unos cuantos lloros este verano. La clave, como siempre, la imitación. Los niños pierden el miedo a las cosas cuando ven a sus padres divertirse o interactuar con ellas.

Un primer paso a la hora de cortarles el pelo nosotros mismos es enseñarles cómo funcionan las tijeras: demuéstrales que no te hace ningún daño que te corten un mechón de cabello, y enciende y apaga la maquinilla varias veces para que se acostumbren al ruido. El siguiente paso es fijar su atención en algo que no tenga nada que ver con el corte de pelo: unas pocas galletas de chocolate, su muñeco preferido, una película... todo vale a la hora de hacerle olvidar las tijeras.

Por último, perfecciona la técnica: cortar el pelo no es algo que se aprenda de la noche a la mañana, aunque conseguir que tenga un aspecto 'decente' y sin muchos trasquilones es una tarea sencilla siempre y cuando lo hagas con disciplina. Humedece el pelo y desenrédalo con cuidado antes de empezar, para poder separar los mechones con facilidad, sujetándolos entre los dedos índice y corazón. Empieza a cortar de abajo hacia arriba y en horizontal, sujetando las capas superiores del pelo con una pinza, y teniendo especial cuidado a la altura de las orejas. No hagas grandes cortes: aunque vayas poco a poco, es mejor ir haciendo cortes de medio centímetro, para que el resultado final sea uniforme. Por último, seca y peina el cabello, y comprueba que no quede ninguna punta más larga que otra.

Más sobre: