Enemigos en casa: ¿Cómo afecta el tabaquismo de los padres al asma infantil?

El humo del tabaco es la principal causa evitable de las afecciones respiratorias entre los más pequeños



Intentamos protegerles cuando salen a la calle, en el parque, el ‘cole’ y hasta en el coche. Sin embargo, muchas veces el principal enemigo de la salud de los más pequeños está en casa: según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud, el asma es la principal enfermedad crónica que afecta a los niños. Una patología que en España tiene una incidencia de entre el 9 y el 11 por ciento (la gran mayoría lo desarrollan antes de los 6 años), y que afecta a los ‘peques’ tanto en su rendimiento escolar como en su vida diaria en casa, en la práctica de deportes o con los amigos.

Por esta razón, es más que recomendable evitar que los niños se expongan a los principales factores de riesgo que, según la OMS, son los alérgenos y el humo del tabaco: tal y como indican desde el departamento de Neumología del Hospital de Aranjuez, los lactantes y niños menores de 2 años que son hijos de padres fumadores, sufren un mayor número de enfermedades respiratorias, tales como el asma infantil, la bronquiolitis, la bronquitis o la neumonía.

El peligro del tabaco, y su impacto en la salud de los ‘peques’, se agudiza especialmente durante el embarazo, ya que, aunque la mamá embarazada no fume, la exposición al humo durante los nueve meses de gestación supone ampliar el margen de riesgo del bebé de padecer asma y otras enfermedades respiratorias. Asimismo, los bebés que duermen con padres fumadores presentan niveles de nicotina hasta tres veces superiores a los que lo hacen en una habitación independiente, debido al denominado ‘humo de tercera mano’, que es el que se queda adherido a la piel o a la ropa después de fumar.

Según los últimos datos, en España el 73 por ciento de los padres que consumen tabaco reconoce hacerlo en presencia de sus hijos: cerca de la mitad de los niños están expuestos diariamente a este dañino humo ambiental, sin tan siquiera tener que salir de su entorno familiar. ¿Se te ocurre una razón mejor para dejar de fumar?

Más sobre

Regístrate para comentar