¿Para qué utilizan nuestros hijos las redes sociales?

Según un estudio elaborado por Telefónica, el 35 por ciento de los menores tiene hasta dos perfiles en Internet



Más de una tercera parte de los jóvenes españoles administra un perfil en una red social. Las nuevas formas de comunicación crecen en popularidad entre los adolescentes, y cada vez son más los que disponen no ya de uno, sino de dos perfiles o cuentas online: hasta el 35 por ciento de los jóvenes internautas se sitúan en esta franja, considerada por los expertos como la de los ‘usuarios avanzados’. Una franja que, según el último estudio publicado por la Universidad de Navarra en colaboración con Telefónica, retrata a las nuevas generaciones como auténticas expertas en la comunicación 2.0 a través de la red.

El informe, llevado a cabo entre 13.000 estudiantes españoles de entre 6 y 18 años de edad, define pues a la población joven como usuaria habitual de las redes sociales, con más de un 70% de los menores ‘enganchados’ a Facebook, Twitter, Tuenti o Myspace. El objetivo del estudio: analizar el uso que hacen nuestros hijos de estas archifamosas páginas, relacionando sus hábitos con el acceso a la tecnología del que disponen (la gran mayoría tienen en su dormitorio un ordenador personal, una televisión o un móvil con acceso a Internet), sus conocimientos en la misma, o cómo el uso de estas redes afecta a sus relaciones con la familia y los amigos.

Los resultados son evidentes: aunque nuestros hijos tienen mucho más claro cuáles son los peligros de la red (sólo el 40 por ciento creen que el uso de Internet está exento de riesgos), este conocimiento no detiene a muchos niños a la hora de mantener conductas ‘de riesgo’ online, con una mayor exposición de la intimidad en forma de fotos, vídeos o datos personales. Este intercambio de información, sin embargo, no es totalmente negativo: al mismo tiempo que se intensifica el uso de Facebook o Tuenti (su versión joven y ‘a la española’), crece de forma sustancial el acceso a otros contenidos y servicios de Internet. Una vida social digital intensa hace que compartan más música, que accedan a más contenidos lúdicos o relacionados con los intereses de su grupo, que utilicen más el correo electrónico o que envíen más sms a través de sus móviles. Para los más escépticos: hasta un 70 por ciento de los encuestados afirma utilizar la tecnología como apoyo para las tareas del ‘cole’ (aunque un honesto 40 por ciento también admite que estar en Facebook les quita tiempo para el estudio o la lectura), mientras que las probabilidades de desarrollar una ‘faceta creativa’ en la red (en forma de blogs, por ejemplo), se intensifica frente a los menores que no tienen un perfil de este tipo en Internet.

Todo ello, lejos de provocar aislamiento, sirve para reforzar los vínculos con amigos y compañeros de clase. Para los padres preocupados por el aspecto comunicativo de las redes sociales, también hay respuestas: a pesar de lo que pueda parecer, el uso de Facebook o Twitter no es síntoma o motivo de aislacionismo, ya que, según datos del estudio, los menores ‘enganchados’ a este tipo de perfiles tendrían una marcada autonomía, así como una gran capacidad para desenvolverse a las mil maravillas con toda suerte de nuevas tecnologías.

¿Están tus hijos enganchados a Twitter o Facebook? ¿Crees que es bueno que se relacionen a través de Internet?

Más sobre: