28 ENERO 2011

Medidas ‘anticrisis’ para celebrar la Primera Comunión sin sustos

Recortar el número de invitados o vestir a los ‘peques’ de calle son algunas de las soluciones rápidas a la hora de ajustar el presupuesto



Vestido blanco, ceremonia llena de flores, una larga lista de invitados, regalos, recuerdos, un suntuoso banquete… El Sacramento de la Primera Comunión se ha convertido en una auténtica ‘miniboda’, con protagonistas en miniatura y presupuesto a la altura de la mejor de las celebraciones. Los papás quieren lo mejor para los pequeños de la casa en su gran día, y esto, en periodo de crisis, puede suponer un verdadero problema para el bolsillo, que se resiente especialmente en los meses anteriores a mayo y junio. Las claves para abaratar la Comunión: planificar con tiempo, diseñar un presupuesto realista, acorde a nuestras posibilidades, y buscar y comparar precios a fin de dar con las mejores ofertas.

Hasta 3.000 euros de media pueden llegar a gastarse las familias que celebran una Comunión. Un montante elevado, equivalente al sueldo de varios meses en algunos casos, y que ha disparado toda suerte de ‘trucos’ y medidas ‘anticrisis’ entre los padres, que apuestan por una celebración inolvidable, pero por menos dinero. Ya sólo el año pasado, y según datos de la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes, los costes de las Primeras Comuniones en España disminuyeron un 15,6 por ciento, siendo la lista de invitados la primera en recibir ‘recortes’ como manera de reducir la factura total.

Por norma general, el banquete, como en las bodas, supone más de la mitad del presupuesto, con menús de Comunión que oscilan entre los 40 y los 70 euros por persona. Para los padres que dispongan de un jardín amplio o de una finca familiar, la alternativa del catering, más económico y flexible, gana enteros con los años, y además permite a los ‘peques’ disfrutar de su día en un entorno más familiar, en el que poder correr y jugar sin restricciones. Sustituir la clásica ‘comilona’ por una sencilla merienda, por ejemplo, también puede servir como alternativa a la hora de rebajar el coste total de la Comunión.

El vestido y el traje también cuentan a la hora de recortar gastos. Normalmente, es el tejido, por encima del diseño o la firma, lo que marca el precio de un modelo sobre otro: en el caso de las niñas, los vestidos hechos a medida, la seda o la organza son los materiales más caros, llegando a alcanzar un precio que parte de los 285 euros, y al que hay que sumarle los complementos, como guantes, zapatos o diademitas para el pelo, que raramente bajan de los 100 euros. Ellos, en cambio, se llevan la mejor parte: los trajes para niño oscilan entre los 150 y los 185 euros, dependiendo de que nos decantemos por un traje de marinero o de almirante, con gran variedad de tejidos (no es lo mismo un traje de lana fría que de poliéster), además de la socorrida opción de decantarse por un traje de calle, que podamos reutilizar más adelante en una boda o cuando los ‘peques’ tengan que vestir de etiqueta.

Las alternativas: el ‘reciclaje’, una opción muy habitual entre hermanos y primos de edades parecidas. Basta con pasar por el tinte para tener el traje como nuevo, sin gastar demasiado, y con la posibilidad de teñirlo o reutilizarlo en ocasiones posteriores. Para los papás en paro, la empresa valenciana Edbe, especializada en trajes de novia, pone a la venta trajes de Comunión especiales para combatir la crisis, con una oferta que oscila entre los 120 euros los trajes de niño y 195 los de niña. Un proyecto en el que se han involucrado desde proveedores hasta diseñadores, y que tiene como objetivo combatir los aplazamientos y devoluciones que se vienen sucediendo desde hace dos años. Los vestidos, a precio de coste, incluyen en su catálogo más de cien modelos, con algunas firmas de pasarela, como Francis Montesinos o Devota & Lomba, cuyo precio en el mercado puede llegar a alcanzar los 800 euros. Lo único que se necesita es presentar el libro de familia y la cartilla del paro de ambos padres en el momento de la compra.

Por último, nunca está de más considerar reducir otros gastos menores: peinar a los ‘peques’ en casa, encargar a un familiar que se encargue de las fotos o el vídeo de la Comunión (hasta 400 euros si se lo encargamos a un profesional), y sustituir los regalos a los invitados por el tradicional recordatorio de cartulina son otros de los muchos ‘trucos’ empleados por los papás y mamás más avispados.

¿Que consejos le darías a las madres que estén organizando una Comunión?
- - -

Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook

Recomendaciones



Horóscopo