Propósitos de Año Nuevo: Protégeles del humo del tabaco en casa

Los pequeños que viven en un entorno permisivo con el tabaco presentan mayor tendencia a desarrollar dependencia

El tabaco no solo es nocivo y altamente perjudicial para nuestra salud: quienes nos rodean, también sufren de cerca los 'malos humos' de los cigarrillos. Por este motivo, la nueva ley antitabaco, que entra en vigor el domingo 2 de enero, cortará por lo sano con la costumbre de fumar en sitios públicos, con una prohibición que afectará tanto a bares y restaurantes como a algunos espacios específicos para fumadores (como, por ejemplo, en los aeropuertos). Una medida que iguala la normativa a las legislaciones americana o británica, y que sin duda puede marcar un antes y un después para muchos fumadores, que se tomarán el propósito de Año Nuevo de dejar de fumar más en serio que nunca este 2011.

Casi un 50 por ciento de los padres fuma o permite que se fume en casa. Por eso, resulta de especial importancia tener cuidado, no solo cuando fumamos fuera de casa, sino también dentro del hogar. Una actitud que, en una gran mayoría de casos, puede derivar en una iniciación temprana de los pequeños al hábito de fumar: aunque la mayoría de padres achacan el consumo de tabaco de sus hijos a los amigos, lo cierto es que los niños que crecen en un entorno permisivo con el tabaco presentan una mayor predisposición al tabaquismo, una vez superada la barrera de los 12 años.

La clave: concienciarnos de que el humo no es sólo una molestia, sino un riesgo para su salud, tan importante como la obesidad infantil, y que, además, abre una ventana a una futura dependencia a la nicotina y sus derivados. Los 'peques' con padres fumadores presentan mayor predisposición a desarrollar caries dentales (hasta un 28 por ciento sobre los niños que no están expuestos al humo del tabaco), el síndrome tabaquico-fetal, enfermedades digestivas y respiratorias, alteraciones vasculares y del sistema inmune, además de un aumento en el índice del síndrome por muerte súbita en los bebés lactantes.

¿Se te ocurre razón mejor que tus hijos para dejar de fumar?

Más sobre

Regístrate para comentar