¿Es bueno vacunarse de la gripe estando embarazada?

En contra de la creencia popular, los expertos recomiendan vacunarse de la gripe estacional para prevenir posibles complicaciones antes y después del parto



Vacunas y embarazo. Dos términos que, a simple vista, parecen incompatibles, pero que llegada la hora de la verdad, pueden no sólo ser beneficiosas para la madre, sino evitar posibles complicaciones para el feto e, incluso, 'inmunizar' al pequeño una vez superado el parto. Es el caso, por ejemplo, de la gripe: aunque los expertos recomiendan fervientemente la prevención entre las mamás embarazadas, lo cierto es que los datos muestran índices y porcentajes de vacunación muy bajos. Como muestra, un botón: el pasado otoño, tan sólo un 4,1% de las gestante acudió a vacunarse, a pesar de ser un grupo de riesgo junto las personas mayores, los 'peques' de menos de 2 años, y las personas que sufren de afecciones respiratorias, renales o metabólicas.

El motivo: la desinformación entre el personal sanitario, y el rechazo de las embarazadas, quienes muchas veces desconocen que el embarazo presenta un mayor riesgo de complicaciones en caso de contraer la gripe, a recibir vacunas. Asi lo advierten, al menos, desde el Grupo de Estudio de la Gripe (GEG), quienes resaltan la importancia que tiene la inmunización tanto para las embarazadas como para el recién nacido: la vacuna permite la transferencia de anticuerpos de la madre al bebé, protegiéndole de la enfermedad incluso después del parto.

El momento para vacunarse: aunque es posible recibir la vacuna durante toda la temporada 'de gripe', los expertos recomiendan solicitar cita entre los meses de septiembre y octubre (hemisferio norte), a fin de estar preparada de cara al invierno, cuando el virus se hace más fuerte y se extiende con mayor rapidez. Asimismo, la vacuna también es compatible con la lactancia materna.

Más sobre: