Puré casero: La mejor alternativa para la alimentación de los bebés

Una vez superada la lactancia, el puré hecho en casa se convierte en la transición perfecta a los alimentos sólidos



Dicen los expertos que la clave (o al menos una de ellas) para tener un bebé sano y feliz es la alimentación: la leche materna, seguida de la leche de continuación, es seguramente el alimento más completo que podemos ofrecer a nuestro bebé recién nacido a la hora de protegerle de futuras enfermedades y alergias, reforzar su delicado sistema inmunitario, y proporcionarle un abanico completo de nutrientes de una manera cien por cien natural, pero... ¿qué pasa cuando se da por finalizada la lactancia?

Aunque este periodo puede prolongarse hasta los dos años, es cierto que, a partir de los 6 meses, los bebés pueden parecer menos satisfechos con su alimentación, y comienzan a sentir curiosidad por las comidas de sus papás y hermanitos. Los pediatras consideran necesario complementar de este modo la dieta del lactante con alimentos sólidos, que cuenten con la ventaja añadida de aportar aún más sustancias nutritivas, variedad y sorpresa a sus comidas.

Llegados a este punto, y al margen de las comidas preparadas diseñadas especialmente para los 'peques', una de las alternativas más sabrosas y saludables son los purés elaborados en casa: la cocina al vapor, combinada posteriormente con la batidora, es uno de los mejores métodos para conservar tanto los sabores como las vitaminas de los alimentos y demás nutrientes esenciales, ya que los jugos son liberados durante la fase de vapor, generando un caldo que mantiene intactas todas las propiedades de la comida, para mezclarse después en la batidora, creando una deliciosa crema, fácil de tragar, y sobre todo muy digestiva.



Solución '2 en 1': la vaporera y batidora combinadas de Philips, AVENT

Carnes, pescados, frutas, verduras, legumbres... Todas las combinaciones son posibles (y muy recomendables), siempre y cuando los ingredientes sean frescos y naturales: el resultado, un menú completo, que mantiene todas sus vitaminas intactas, y con gran variedad de texturas (desde el puré fino a los purés con grumos, para los bebés que comiencen a masticar trozos de comida), y que podemos adaptar a medida que el pequeño vaya creciendo, como excelente transición hacia alimentos más sólidos.

¿Eres partidaria de la comida hecha en casa o encuentras mas prácticos los clásicos 'potitos'?

Más noticias sobre...

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema