¿Te has acordado de revisar la vista de los 'peques' antes de la vuelta al cole?

La rutina escolar 'carga' los ojos de los más pequeños, y es fundamental revisarlos para mejorar su nivel de concentración



Libros, uniforme, mochila nueva, bolis de colores… La vuelta al 'cole' es un momento muy esperado para los pequeños de la casa, aunque la preparación para la rutina escolar no sólo debe ceñirse a lo fundamental: a la hora de hacer frente a los deberes en casa, observar atentamente la pizarra y seguir de cerca las clases, la vista es el sentido que más trabaja en la vida diaria de los 'peques', y es por eso que deba estar 'a punto' llegado septiembre, casi tanto o más que el material escolar.

Según el Libro Blanco de la Visión en España 2009, tres de cada cuatro fracasos escolares están relacionados con problemas en la vista, siendo los más comunes la miopía, el astigmatismo o la hipermetropía. Un sobreesfuerzo que, además, se puede ver afectado por algunos de los daños más habituales para la vista que suelen asociarse a los meses de verano, como los cambios de temperatura, el cloro de las piscinas o la exposición a los rayos del sol.

Los síntomas: falta de concentración, mareo o dolor de cabeza, que, a lo largo del curso, pueden transformarse en algún que otro suspenso, desgana a la hora de ir al colegio o sensación de fracaso y frustración en todo lo referente a la vida escolar. Aunque parezca mentira, son muchos los padres que desconocen de los problemas oftalmológicos de sus hijos, no tanto por descuido, si no por la falta de experiencia de los mas pequeños a la hora de detectar deficiencias en su visión. Por eso, y para prevenir antes que curar, es fundamental planificar una revisión ocular con el pediatra antes del comienzo de las clases, de forma que el niño rinda de una manera óptima desde el primer día. Para estar cien por cien seguros de que 'ven como un lince', los expertos recomiendan, además, repetir la visita al oculista cada seis meses.

Más sobre: