Organizar la Primera Comunión: ¿Por dónde empiezo?

Te damos algunas pistas para que te 'pongas' ya con los preparativos de este día



Apenas quedan un par de meses para que mayo, el mes por excelencia para celebrar las Comuniones de los 'peques' de la casa, haga su aparición, y con él, todo el estrés que conlleva organizar esta primera e importante ceremonia para nuestros hijos. Recibir por primera vez el sacramento de la Eucaristía es un paso muy importante para los niños, y, a lo largo de los últimos años, las celebraciones en torno a este evento han ido adquiriendo cada vez más importancia, con todo lo que ello conlleva. La agenda con los preparativos, los nombres de los invitados y teléfonos de los proveedores es tan larga que merece la pena sentarse primero, boli en mano, e intentar ordenar algunas de las tareas imprescindibles para que el día de la Primera Comunión todo salga a pedir de boca. ¿Sabes ya por dónde empezar?

El traje. Sin duda, la gran estrella para las niñas, que sienten cómo por un día se transforman en auténticas princesitas. Todo un acontecimiento que ya ha alcanzado las pasarelas de moda: la temporada pasada, niñas vestidas por Hannibal Laguna, Devota & Lomba o Roberto Torretta se estrenaron sobre la Cibeles Madrid Novias, luciendo creaciones de Comunión. Al margen de la alta costura, multitud de firmas infantiles disponen de toda clase de vestidos, desde los más sencillos a los más sofisticados, con rangos de precios que también varían de una tienda a otra: aunque la calidad suele ser denominador común en este tipo de vestidos (organzas, tules, gasas, tafetas y plumettis están a la orden del día), no es lo mismo crear un traje de la nada en el taller de una modista que comprarlo en unos almacenes.

La celebración. Sin duda una de las grandes decisiones a la hora de organizar una Comunión es dónde llevar a los invitados tras la ceremonia. Lo que parece la opción más modesta, celebrarlo en nuestra propia casa, puede convertirse en un auténtico engorro dependiendo de la cantidad de comensales, el espacio del que dispongamos (piensa que aunque la opción del jardín siempre es tentadora, un día de lluvia puede, no sólo arruinarte el plan, sino generar un problema a la hora de acomodar a todo el mundo dentro de casa) o el dinero que queramos invertir en el catering. La opción más recurrente: los restaurantes y clubes campestres, que disponen de amplias zonas verdes para que los niños puedan jugar a sus anchas, y salones de diferentes tamaños donde acomodar a todo el mundo con tranquilidad.

Los recordatorios. Un clásico de las Comuniones son estas pequeñas estampas, que recuerden el nombre y fecha de la primera Eucaristía del pequeño: cuando los encargues, recuerda de que será él mismo el que se encargue de distribuirlos, así que cuenta con un pequeño margen de sobra, para que pueda entregarlos a los primos que no hayan podido asistir, vecinos y amiguitos del 'cole'. Junto a los tradicionales recordatorios, además, muchas mamçás eligen también incluir un pequeño detalle para los invitados: desde las peladillas de toda la vida hasta marcapáginas o chocolatinas con el nombre del 'peque', estos regalos pondrán un toque divertido a un día tan especial.

El fotógrafo. Aunque la opción de contar con las fotos de familiares y amigos es perfecta para 'capturar' las escenas más íntimas, es fundamental contar también con los servicios de un profesional, que tome algunas instantáneas, y que nos permita recordar con claridad los mejores detalles de este día.

¿Cómo llevas los preparativos de la Primera Comunión? Cuéntanoslo en el foro de hola.com

Más noticias sobre...

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema