¿Conoces los beneficios del yoga durante el embarazo?

Equilibrio, flexibilidad, preparación al parto...



La búsqueda del equilibrio entre cuerpo y mente es seguramente lo primero que se nos ocurre a la hora de, desde el punto de vista de cualquier iniciado en el yoga, intentar definir los incontables beneficios de esta práctica. Sin embargo, a efectos reales, el yoga proporciona multitud de mejoras tangibles a todos los niveles, y es por eso que su práctica moderada se haya convertido en una de las recomendaciones más habituales y conocidas de 'boca a boca' entre las mamás embarazadas que buscan mejorar su actividad fisica diaria.

El ejercicio durante la gestación es, a menos que nuestro médico nos recomiende lo contrario, una de las principales tareas a incluir en nuestra rutina diaria, de cara a mantener un embarazo saludable, mejorar la flexibilidad de las articulaciones, activar la circulación, buscar nuestro propio centro de equilibrio, o, sencillamente, controlar nuestro peso y mantenernos en forma. La práctica del yoga, que combina respiración con ejercicios de elongación muscular, es, además, altamente recomendable a la hora de enfrentarnos a los momentos mas 'traumáticos' o estresantes, como son el parto o la crianza durante los primeros meses de vida del bebé: sus técnica de relajación milenarias, procedentes del corazón de la India, controlan la actividad pulmonar y diafragmática, evitando la contracción muscular, y convirtiéndose en una válvula de escape perfecta para liberar tensiones y controlar la mente en estados de ansiedad.

Las únicas medidas especificas a tomar en cuenta si optas por el yoga durante el embarazo son las relativas a las posiciones complicadas: evitar los movimientos bruscos, no permanecer demasiado tiempo recostada sobre el abdomen una vez hayas sobrepasado el primer trimestre, beber mucho agua para rehidratarte o poner especial cuidado a la hora de mantener el equilibrio, son algunos de los sencillos consejos a seguir durante la práctica de este ejercicio, que, por sus características, puede llevarse a cabo de forma más o menos habitual durante los nueve meses de embarazo. ¿Te animas?

Más sobre: