¿Cómo le quito el chupete?

Todo lo que debes saber para que, llegado el momento, esta labor te resulte más fácil

El chupete es un objeto que no solamente sirve a tu pequeño para relajarse o entretenerse hasta que llegue la siguiente toma, en realidad también es el cómplice perfecto para los padres que, gracias a él, también consiguen encontrar muchos momentos de tranquilidad.

Son muchas las voces a favor y en contra del chupete, pero eso lo dejaremos a un lado y nos centraremos en los problemas que provoca el momento de acabar con su uso por parte de tu bebé.

Y aunque durante los primeros meses es normal usarlo continuamente, según el niño va creciendo, el momento de acabar con la costumbre de utilizarlo puede ser un auténtico quebradero de cabeza para vosotros, los papás.

La decisión de tirarlo debe ser definitiva
La recomendación general de los especialistas, es que los niños hagan uso del chupete hasta que cumplan, aproximadamente, los dos años, especialmente porque de lo contrario podrían producirse problemas en el desarrollo de su boca y sus dientes.

Para lograr el objetivo de quitarle el chupete a tu hijo lo primero que tendrás que hacer es respirar hondo y armarte de paciencia porque se convertirá una tarea ardua y difícil. Incluso en ocasiones, ¡seréis vosotros los que tendréis ganas de usar el chupete para tranquilizaros!

“Una estrategia para hacer desaparecer el chupete es la conciencia de que ya no lo necesitan porque son mayores. Ellos mismos pondrán el chupete en una ventana con ayuda de los padres para que se lo lleve un “pajarito” que lo necesite. Es importante hacer desaparecer todos los chupetes y ser constantes en que ya no existe posibilidad de hacerse con uno nuevo. Si a la larga se le ofrece uno por la insistencia del niño, la batalla está perdida y será mucho más difícil convencerle en un futuro”, asegura Verónica Minguito Orellano, logopeda y experta en Atención Temprana y Psicomotricidad.

¿Cómo lograrlo?
A continuación, vamos a darte algunos consejos para que puedas saber de qué manera podrás conseguir el difícil objetivo.

- En primer lugar, tendrás que ir acostumbrando al niño a ir utilizando vasos especiales para bebés que ayudarán a que el niño coordine vista y manos y poco a poco vaya olvidándose del chupete.

- Otro de los trucos es hacerle sentir que ya es mayor, y que el chupete es sólo para los niños más chiquititos, por lo que él ya no lo necesita.

- El refuerzo positivo también suele funcionar bien. Si premias al pequeño cuando observes que ya no lo va utilizando y que sólo lo deja para determinadas horas del día, el niño se dará cuenta de que está haciendo las cosas bien y acabará abandonándolo por completo. Recuerda que castigarle o regañarle puede ser contraproducente.

Resulta muy importante que el niño deje de usar el chupete, no por una mera cuestión estética, sino porque puede acostumbrarse a respirar por la boca y esto puede generar alteraciones en la articulación de sonidos, o si el chupete ha provocado malformaciones en su boca o sus dientes, también puede generar problemas a la hora de expresarse.

“El abuso del chupete hace que se produzcan alteraciones en la formación del paladar y en la colocación de los dientes. Un uso prolongado hace que el paladar sea más alto y la arcada dentaria más estrecha, con lo que los dientes tendrán problemas de espacio; lo mismo ocurre con la deglución”, asegura Minguito Orellano.

Mantenerles entretenidos y sustituir el chupete por un muñeco o algún elemento que les relaje también puede ser una buena opción.

¿Le has quitado el chupete recientemente a tu hijo? ¿Cómo lo has hecho? Comparte tu experiencia en nuestro foro

Más sobre: