Mi hijo no para de gritar: ¿qué puedo hacer?

Dar voces y elevar demasiado el volumen al hablar puede tener consecuencias negativas en su salud. Edúcale desde niño

Resulta muy común que los niños hasta cierta edad se pasen el día gritando, algo que a los padres en ocasiones les puede agotar la paciencia. El problema aparece cuando no sólo son capaces de sacar de quicio a todos los que tengan a su alrededor, sino que esto puede generarles problemas de salud, ya que existen casos en los que de tantos gritos los pequeños llegan a sufrir nódulos en la garganta.

Educar la voz para no sufrir estos trastornos es muy importante. Sin embargo, no es fácil hacerle entender a un niño que lo que está haciendo puede provocarle problemas de salud.

Exceso de volumen
Para ello, lo ideal es acudir a la consulta de un profesional especializado en logopedia, que se encargará, mediante ejercicios y juegos, de que el niño comience a regular los niveles de voz y la manera de respirar, lo que en conjunto mejorará incluso su capacidad de expresión y no le acarreará problemas en un futuro.

Percibir que el niño puede tener este problema es sencillo puesto que los síntomas son bastante visibles, entre ellos la ronquera y una voz entrecortada.

Generalmente, en los pequeños no es necesario pasar por el quirófano, ya que con unas sesiones de logopedia son más que suficientes. Sin embargo, si no se soluciona el problema en el momento en el que surge, éste puede complicarse y mermar la salud vocal del niño hasta que se hace adulto.

Tratamiento desde el minuto uno
“Cuando el niño llegue a tener periodos de afonía hay que poner en práctica unas pautas de higiene vocal para hacer que el problema no vaya a más. Es indispensable guardar reposo de la voz para que pueda recuperarse sin problemas”, afirma Verónica Minguito Orellano, logopeda y experta en Atención Temprana y Psicomotricidad.

Que el niño desarrolle nódulos en la garganta puede mermar su capacidad de expresión, incluso hacerle sentir incómodo y acomplejarle por las modificaciones que puede sufrir su voz, lo que además del problema físico le generaría trastornos de tipo psicológico.

“Es necesario tratar la disfonía desde un primer momento para que la patología no vaya a más y no se cronifique”, recomienda Minguito Orellano.

Como comentábamos con anterioridad, la mejor solución es sin duda acudir a un profesional que pueda orientar a los padres sobre la solución a este tipo de problema y ponerle fin lo antes posible.

¿Has notado este tipo de problemas en tu hijo? ¿Qué tratamiento sigue para corregirlo? Coméntalo en nuestro foro

Más sobre

Regístrate para comentar