'¿La altura de mi hijo es la adecuada para su edad?'

La hormona del crecimiento, generada por la glándula hipófisis, es la encargada de determinar la estatura. Cuando esta glándula no funciona bien, el niño no crece de forma normal

La hormona del crecimiento es un tratamiento que no puede tomarse a la ligera. El factor genético es uno de los más importantes y los papás han de tener muy clara la diferencia entre un niño de estatura baja, algo que no supone ningún tipo de problema en cuanto a  salud se refiere y, por otro lado, que el pequeño sufra enfermedades como la acondroplasia o el enanismo.

Pero vamos a aclarar cuál es la función de la hormona del crecimiento. Ésta es la encargada de determinar la estatura y se produce mediante una glándula conocida como hipófisis, que se encuentra situada en el cerebro. Si esta glándula no proporciona las cantidades necesarias, es cuando el niño no crece de manera normal.

Según los especialistas, la estatura media, considerada como normal y que no requiere de ningún tratamiento es de 1,60 metros en los hombres y 1,50 en las mujeres. Por debajo de estas cifras se considera una estatura irregular. 

 

Exámenes específicos para realizar el diagnóstico

Aunque comentábamos anteriormente que el factor genético es importante, los padres no deben conformarse con esta explicación y es necesario que acudan a un especialista que se encargue de determinar las causas de esta falta de desarrollo. El doctor Gabriel Cano, cirujano traumatólogo, afirma que “debemos dejar claro que esta disfunción de la hipófisis, solamente tiene que ver con el desarrollo físico y nunca con el intelectual”. 

 

Los huesos no crecen pero el desarrollo intelectual es normal

Los profesionales cuentan con una serie de tablas que regulan si el crecimiento del niño se está produciendo de manera normal y con éstas, además de una serie de exámenes posteriores, podrán determinar si el niño necesita tratamiento con la hormona del crecimiento.

El tratamiento es sencillo y ayudará al pequeño a que vaya completando su desarrollo de manera normal. El doctor Cano asegura además que “si el aporte de calcio y de fosfatos es adecuado, la calidad ósea del niño será completamente normal”.  Existen casos en los que el tratamiento no se suspende en la edad adulta, aunque sí se baja la dosis. En cualquier caso, será el especialista el que determine el tipo de tratamiento y la cantidad de hormona del crecimiento que necesitará cada caso.

En ningún caso se debe dejar de visitar al especialista para que realice las pruebas necesarias y pueda ayudar al pequeño a crecer de forma normal.

Más sobre: