Descubriendo el mundo exterior

Los bebés se muestran curiosos ante todo lo que les rodea. Ayúdale a conocer su entorno estimulando sus habilidades

Si hay algo que tienen en común todas las madres es esa preocupación insistente por el desarrollo de su niño. Y no sólo en lo que se refiere al crecimiento, sino también al desarrollo de sus habilidades.
Conforme avanzan los días, empezamos a descubrir cómo aumenta la curiosidad del niño por conocerlo todo. Con apenas dos meses, el bebé empieza a seguir con la vista los objetos que le rodean. Este interés le llevará a descubrir las distancias y los gestos que ha de hacer para llegar hasta ellos: levantarse, estirar el brazo, agarrar el objeto, etc.
Poco a poco, y a base de insistir, el niño conocerá el espacio que le rodea. Le esperan muchas tentativas fallidas pero, una vez que consiga su propósito, el mundo de los objetos estará al alcance de su mano.

A la conquista de los objetos
A partir de los tres meses, el bebé empieza a volverse más curioso, se muestra pendiente ante estímulos externos e intenta llamar nuestra atención. María José Martín Montoro, educadora infantil, explica que “el niño empieza a desarrollar su sistema sensomotriz, es decir, empieza a ser consciente de todo lo que ocurre a su alrededor”. Por eso, es importante que estimulemos todos sus sentidos desde el principio.
Y al contrario de lo que parece, es algo bastante sencillo, María José Martín Montoro recomienda “juguetes que estimulen los sentidos con muchos colores, sonidos y diferentes texturas”.

Aprendiendo a agarrar

Los bebés nacen con un acto reflejo a través del cual tienden a agarrar todo lo que cae entre sus manos. Es muy común que aprieten con fuerza los dedos de los demás desde muy pequeñitos. Pero se trata de un acto involuntario, no lo harán a propósito hasta los cuatro o cinco meses cuando explorarán el poder de sus manos.
En los meses siguientes, los movimientos del bebé irán mejorando, sobre todo porque ya será capaz de agarrar los objetos. Como comenta Martín Montoro, “el niño empezará por los de mayor tamaño para posteriormente ir reduciendo su dimensión hasta conseguir hacer el movimiento pinza, es decir, coger objetos con el dedo índice y pulgar”.
Por lo tanto, y con el fin de que el bebé desarrolle todos sus sentidos correctamente, intentaremos estimularle en el descubrimiento de sus cualidades.


¿Cómo se relaciona tu bebé con su entorno? Entra en nuestro foro

Más sobre

Regístrate para comentar