'A mi hijo le cuesta conciliar el sueño por las noches, ¿qué puedo hacer?'

Al igual que se enseña al niño a comer, vestirse y lavarse los dientes, también hay que enseñarle a dormir

VER GALERÍA
Crear un ambiente óptimo y acostumbrar al bebé a una rutina son dos claves a seguir. 

En muchas ocasiones, a los más pequeños les cuesta conciliar el sueño. Este es el motivo por el que muchos padres acuden al pediatra preocupados por la salud de su hijo. El sueño es vital en la salud de las personas y mucho más en los más pequeños de la casa, porque el sueño afecta no sólo repercutiendo en la salud o que esté más o menos cansado sino también en el aprendizaje.

Si el niño no quiere dormirse, el pediatra Eduardo Cruz del Hospital Santa Bárbara (Puertollano) explica que “hay que llevarlo a la habitación, acostarlo y dejarle una luz encendida; si es necesario, dejar una mascota de trapo, que le dé seguridad y hacerle saber que estaréis cerca, pero no dormiréis con él. Podemos hablar de sus miedos, y dejar que se explique”.

¿Qué hacer para que el pequeño duerma?
Lo primero a tener en cuenta es mantener una rutina y unos hábitos en la casa, de manera que el niño tenga un horario establecido. El doctor Cruz, en este sentido, comenta que “es fundamental, crear una rutina diaria, con un horario siempre igual y que el niño progresivamente se vaya relajando”. El llevar una rutina hace que sea predecible para ellos la hora de ir a dormir, y esto les ayuda a concienciarse de que es la hora de ir a la cama. Por ejemplo, si la rutina es ducharse, ponerse el pijama y lavarse los dientes, que siempre sea en ese orden de manera que nada más que se lave lo dientes sea él mismo el que se acueste a dormir.

Además, conservar un horario a la hora de ir a la cama es la mejor opción para que no le cueste tanto dormirse. Si tiene un horario establecido de sueño, el reloj biológico del niño se acostumbra a ese horario y le costará menos quedarse dormido. Por otro lado, cuanto más temprana es la hora en la que niño va a la cama, mejor duerme; una buena hora es la comprendida entre las 19:30 y las 20:30 en los más pequeños de la casa.

Crea el ambiente óptimo para dormir
Pero no todo es crear hábito, también hay que generar un ambiente agradable para el sueño del niño. A este respecto, el doctor Cruz explica que “para dormir, el niño tiene que tener un lugar que considere propio, con sus cosas especiales y con unas condiciones de temperatura adecuada, así como ropa también adecuada.” En este sentido, es aconsejable que el colchón sea cómodo y se adapte a las necesidades el pequeño, que su habitación sea acogedora, que la temperatura de ésta sea la correcta, ni demasiado calor, porque les costará quedarse dormido, ni tampoco que haga frío. Si duerme con un peluche debe tenerlo en la cama y el pijama tiene que ser cómodo para el niño de manera que le moleste mientras está durmiendo.

Como no, la alimentación también juega un papel muy importante en el sueño. Una dieta rica en azúcares y alimentos ricos en proteínas afectan al sueño manteniendo el cuerpo en alerta. Por el contrario, una dieta rica en carbohidratos tienen un efecto más tranquilizador en el organismo, provocando que el sueño se pueda conciliar mejor. Además, la falta de vitaminas, aunque no lo parezca, también provoca que el niño tarde más en dormirse.

¿Tienes problemas para que tu hijo se duerma? Entra en nuestro foro y coméntalo con el resto de lectoras.

Más noticias sobre...

Más noticias

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema