Higiene dental para los más pequeños de la casa

Enseña a tu hijo a cuidar sus dientes y encías según su edad y su desarrollo dental

La salud bucodental es una de las máximas de nuestra sociedad. En los medios de comunicación abundan los dientes relucientes y bien colocados, y aunque todos somos conscientes de su importancia, estudios recientes han situado a España en una de las primeras posiciones en la lista de países europeos que peor cuidan su salud bucodental.

A pesar de la importancia que brindamos a esta parte de nuestro cuerpo, lo cierto es que no dedicamos mucho tiempo a educar a los más pequeños en hábitos saludables. Por eso, una de las prioridades que debemos llevar a cabo durante los primeros años de vida de nuestros hijos es enseñarles cómo hay que cuidar los dientes y las encías. De esta manera, no sólo adquirirán buenos hábitos sino que además evitarán problemas a largo plazo.

Como padres, nuestra labor será asegurar una buena educación dental, siempre atendiendo las necesidades que el niño nos brinde. Por ello, deberemos prestar especial atención a la edad y al desarrollo dental del niño al que nos dirijamos.

Desde su nacimiento hasta los 6 meses
Los niños aprenden rápido, sobre todo si la lección se ha tomado durante mucho tiempo. Por eso, Paola Beltri Orta, vocal de Odontopediatría de la Comisión Científica del Ilustre Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Madrid, considera que “la higiene de la boca debe empezar incluso antes de que erupcionen los primeros dientes”. Durante los seis meses iniciales, deberemos limpiar sus encías con un paño limpio y húmedo para favorecer la limpieza de la boca y ayudar a la dentición.

De los 6 a los 12 meses
Por lo general, los primeros dientes empiezan a verse a partir de los tres meses. Entonces podemos comenzar a cepillarlos, siempre utilizando un cepillo especial para bebés y sin dentífrico. Éste podremos utilizarlo desde el momento en que el niño aprenda a escupir. En ese caso utilizaremos una pasta con flúor para mejorar la higiene bucodental.

De los 12 a los 18 meses
Será el momento de establecer una dinámica. Comenzaremos a cepillarle los dientes dos veces al día, preferentemente por el día y por la noche. Si utilizamos dentífrico lo haremos en pequeñas cantidades, con una cantidad similar a un guisante será más que suficiente.

A esta edad, los niños empiezan a imitar a los mayores así que aproveche el momento de la limpieza de dientes para hacerlo también usted. Así, el niño podrá fijarse en cómo lo hace y aprenderá antes.

De los 18 meses a los 3 años
A partir del año y medio, los niños comienzan a sentirse más seguros y es probable que quieran cepillarse los dientes solos. Sin embargo, te aconsejamos que todavía seas tú el que lo hagas porque ellos no han desarrollado todas sus habilidades.

Poco a poco tendrás que ir aumentando el número de cepillados, a partir de ahora podrás hacerlo más de dos veces al día, preferiblemente después de cada comida.

También en torno a esta edad, Paola Beltri Orta recomienda “acudir al primer encuentro con el dentista, sobre todo si ya han erupcionado todos los dientes temporales”. El odontólogo le orientará y, además, puede llegar a detectar futuros problemas.

De los tres años en adelante
El niño habrá empezado a mejorar sus habilidades y estará listo para lavarse los dientes él solo. Tú deberás estar presente en todo momento, pero será él quien realice toda la práctica.

Además, a medida que veamos sus destrezas con el cepillo, podremos ir inculcando nuevos hábitos como el uso de la seda dental o el flúor. Para que todo te resulte más sencillo, puedes pedir ayuda al dentista. Seguro que conoce la mejor manera de hacerlo y estará encantado de ayudaros.

Y tu hijo, ¿ya sabe cepillarse los dientes? Entra en nuestro foro

Más sobre: