Le están saliendo sus primeros dientes, ¿qué hago?

Los síntomas, la duración del proceso, las molestias… Te contamos todo lo que debes saber sobre esta etapa del crecimiento de tu bebé

A medida que pasan los meses, parece que ya controlas todo lo que rodea a tu bebé. Sin embargo, empiezas a notar que el niño está cada vez más irritado, que ha cambiado sus patrones de comida y de sueño, y que llora frecuentemente. ¿Qué puede estar pasando?
La respuesta es de lo más sencillo: el bebé está a punto de estrenar dientes. La dentición, término con el que se designa a la salida de los primeros dientes, “suele tener lugar en torno a los seis meses de vida”, tal y como explica Paola Beltri Orta, vocal de Odontopediatría de la Comisión Científica del Ilustre Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Madrid. Este momento puede ser muy molesto para el niño y también para los papás, por eso la mejor manera de combatirlo será informándote de lo que va a ocurrir durante este proceso.

¿En qué orden salen los dientes?
Tal y como acabamos de explicar, lo normal es que los primeros dientes empiecen a salir a partir de los seis meses. Este proceso puede durar hasta los tres años. Paola Beltri Orta, considera que “a los 30 meses deben haber hecho erupción los 20 primeros dientes temporales”.
Al principio, todos los familiares prestarán especial atención, sobre todo, cuando empiecen a verse las primeras montañitas. Se tratará entonces de los dos dientes centrales de la encía inferior que, en términos científicos, se conocen como incisivos frontales inferiores.
Durante las ocho semanas siguientes, los cuatro dientes frontales de la encía superior comenzarán a verse. Y aproximadamente un mes después, llegará el turno de los dos dientes que acompañan a los incisivos frontales inferiores. A continuación, nacerán los primeros molares y los colmillos.

Consejos para papás inexpertos
Paola Beltri Orta nos explica que “antes de que erupcionen los primeros dientes, el niño puede estar irritable, con tendencia a frotarse las encías y babear. Puede tener dificultades para conciliar el sueño y problemas con la alimentación. Pero, en general, son síntomas leves que remiten en poco tiempo”.
Durante el periodo de crecimiento de los dientes, es probable que el niño tienda a meterse en la boca cualquier objeto que encuentre, así que tendrás que prestar especial atención, sobre todo si se trata de cosas pequeñas. Para estas etapas de la infancia, puedes encontrar mordedores de goma en cualquier establecimiento para bebés. Son de gran tamaño, no contienen sustancias peligrosas y tampoco pueden romperse en varias piezas, por lo que son muy recomendables. Además, para evitar que la piel delicada del bebé se irrite, te recomendamos que seques los excesos de baba que se sitúan alrededor de la boca.
Para algunos bebés, el crecimiento de los dientes es especialmente doloroso, mientras que para otros tan sólo es incómodo. Un paño húmedo refrigerado durante 30 minutos puede calmar las encías, sobre todo si están algo hinchadas.
Y en el caso de tener fiebre u otros síntomas generales, Beltri Orta recomienda “consultar con el pediatra, ya que la erupción dentaria es un proceso fisiológico que no tiene por qué provocar síntomas sistémicos”. El médico te propondrá alguna solución para que tu bebé se sienta menos molesto. Ánimo, pronto superarán esta etapa y disfrutarán probando nuevos alimentos.

Información ofrecida por Dra. Paola Beltri Orta, vocal de Odontopediatría de la Comisión Científica del Ilustre Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de la Primera Región.

¿A tu bebé le están saliendo los dientes? Visita nuestro foro

Más sobre: