¿Cuáles son las complicaciones más frecuentes durante el embarazo?

Embarazo múltiple, desprendimiento de placenta, rotura prematura de bolsa... Descubre en qué consiste cada complicación

VER GALERÍA
Es muy conveniente hacerse chequeos cada cierto tiempo para luego no tener ningún susto de última hora. 

Es muy importante que conozcas las enfermedades que pueden aparecer mientras estás embarazada. La mayoría de estas situaciones requieren reposo y dieta durante el periodo de gestación, además de otros cuidados. A continuación,enumeramos las complicaciones más frecuentes:

Embarazo múltiple
A partir de las ocho semanas es posible diagnosticar ecográficamente un embarazo múltiple. Es un embarazo con mayor riesgo porque se asocia a parto prematuro. Además, dependiendo si el embarazo es de gemelos o mellizos, cada caso requiere un tratamiento diferente. Lo mejor, en todo caso, es seguir las indicaciones de tu médico.

Enfermedad Rh
La sangre de cada persona puede tener factor Rh positivo o negativo. Esta enfermedad entra en juego si la madre lo tiene negativo, el padre positivo y el bebé hereda factor positivo. Este bebé no tendrá ningún problema, pero en este caso, la mamá debe recibir gamaglobulina postparto como precaución. Esta sustancia evita la formación de anticuerpos en el cuerpo de la madre que pueden destruir la sangre de un futuro segundo bebé, siempre que éste nazca con Rh positivo.

Desprendimiento de placenta
Ocurre cuando se origina una hemorragia en la zona comprendida entre la pared uterina y la placenta que provoca el despegamiento de la misma antes de que el bebé haya nacido.
Es una complicación grave que suele darse durante el último trimestre del embarazo. La parte de placenta desprendida deja de aportar el oxígeno que el bebé necesita. Para salvar al bebé de esta situación, que es irreversible, debe hacerse una cesárea de urgencia.

Placenta previa
Se denomina así cuando la placenta se ubica anatómicamente por delante de la cabeza del bebé tapando el orificio del cuello. Esta situación es frecuente hasta las 20 semanas de embarazo, pero en la medida que el útero va creciendo la placenta se desplaza hacia una posición correcta. Si permanece mal ubicada para la fecha de parto, será imposible tener un parto vaginal.
Rotura prematura de bolsa
Se llama así a la salida de líquido amniótico por los genitales sin que se desencadene el trabajo de parto. Es común en las últimas semanas del embarazo. Los gérmenes que invaden el líquido amniótico pueden provocar una infección en el bebé.
Según la doctora María Araceli Bernal Velasco de Alicante, si la rotura se produce antes de la semana 32, se debe intentar prolongar unas semanas el embarazo porque el riesgo de que el niño nazca prematuro es mayor que el de infección fetal.

Polihiramnios

Se denomina así al exceso de líquido amniótico. Sus causas pueden ser debidas a un bebé de gran tamaño o al embarazo múltiple, o bien ser consecuencia de una enfermedad de la madre como la diabetes o una enfermedad del bebé como las llamadas malformaciones congénitas. También puede aparecer sin causa alguna y el bebé puede ser totalmente normal. En todo caso, la consecuencia principal del exceso de líquido amniótico puede se un parto prematuro.

Oligoamnios
Es la disminución de la cantidad de líquido amniótico. Posiblemente esto suceda por malformaciones congénitas en las vías urinarias fetales. Puede ser la causa de que un bebé tenga muy bajo peso.

Anemia
Los glóbulos rojos contienen hemoglobina, sustancia que transporta el oxígeno desde tus pulmones a todos los tejidos de tu organismo. Durante el embarazo, hay una leve disminución de la concentración de hemoglobina que si es excesiva, estás anémica. Esto no afecta al bebé.

Diabetes gestacional

Sólo permanece durante el embarazo y es consecuencia de la influencia de las hormonas placentarias. La doctora Bernal informa que el tratamiento de la diabetes gestacional está basado en una dieta muy estricta en hidratos de carbono, y a veces, es necesaria la administración de inyecciones de insulina diarias.

Preeclampsia

Se denomina así a la hipertensión arterial provocada por el embarazo. Se desarrolla en mujeres que previamente eran hipertensas, a partir de las 20 semanas de gestación. Es una enfermedad peligrosa tanto para la madre como para el bebé, que puede sufrir una disminución de su crecimiento.

Y tú, ¿has sufrido alguna complicación de este tipo? Entra en nuestro foro y opina.

Más noticias sobre...

Más noticias

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema