'Mi hijo es hiperactivo'

Una vez detectado el problema es importante seguir un tratamiento específico para reconducir y favorecer la integración del pequeño en el ámbito escolar y familiar

La hiperactividad infantil es un trastorno de la conducta en los niños, que se caracteriza por desarrollar una intensa actividad motora, se mueven continuamente, sin que toda esta actividad tenga un propósito. Van de un lado para otro, y cuando comienzan alguna tarea, la abandonan rápidamente para comenzar otra, que a su vez, vuelven a dejar inacabada. Esta hiperactividad aumenta cuando están en presencia de otras personas. Por el contrario, disminuye la actividad cuando están solos.



Cómo son los niños hiperactivo

Estos niños pueden ser especialmente problemáticos porque son  inquietos y muy nerviosos. También son niños difíciles de educar, ya que pocas veces pueden mantener la atención en algo durante mucho tiempo, con lo que suelen tener problemas de rendimiento escolar a pesar de tener un cociente intelectual normal. Son muy impulsivos y desobedientes, no suelen hacer lo que sus padres o maestros les indican. Su estado de ánimo se caracteriza por sufrir cambios bruscos.
La hiperactividad infantil es bastante frecuente. Se calcula que afecta a un 3% de los niños menores de siete años y es más común en niños que en niñas.



Indicadores de hiperactividad

Si tienes dudas sobre si su hijo puede ser hiperactivo, pueden ayudarte las siguientes constantes de niños hiperactivos en cuanto a la edad:
- Un niño hiperectivo de 0 a 2 años suele presentar un sueño irregular, con espasmos, problemas en el ritmo o despertar sobresaltado. Además, puede mostrar resistencia a los cuidados habituales, reactividad elevada a los estímulos auditivos e irritabilidad.
- Cuando el niño tiene entre 2 y 3 años, en su desarrollo se percibe una inmadurez en el lenguaje expresivo, actividad motora excesiva, escasa conciencia de peligro y propensión a sufrir numerosos accidentes.
- De 4 a 5 años, el niño presenta problemas de adaptación social, desobediencia y dificultades en el seguimiento de normas.
- Y a partir de 6 años, el pequeño suele ser muy impulsivo, y sufrir déficit de atención, fracaso escolar, comportamientos antisociales y problemas de adaptación social.



Cómo tratar a un niño hiperactivo

Un niño hiperactivo suele causar muchos problemas en una familia. Si los padres riñen exageradamente al niño hiperactivo pueden estar fomentando un déficit de autoestima en él y realimentan el trastorno, ya que el pequeño acabará por no esforzarse por portarse bien, pues verá que siempre acaban riñéndole haga lo que haga. El tratamiento psicoterapéutico está destinado a mejorar el ambiente familiar y escolar, favoreciendo una mejor integración del niño a la vez que se le aplican técnicas de modificación de conducta.  Según el psicólogo catalán Charán Díaz Arquillo (http://www.charandiaz.blogspot.com/),  “un niño hiperactivo necesita la estabilidad emocional de sus padres. La familia debe poseer grandes dosis de autocontrol y paciencia, y deben recordar que son ellos quienes mandan en casa. El tratamiento de estos niños suele basarse en ejercicios que potencien la concentración mental y la relajación como hábito saludable. El objetivo es que el niño hiperactivo aprenda a controlar sus explosiones de ira cuando no tiene sus caprichos, y su ansiedad o nervios, así como su tendencia a despistarse fácilmente”.

El tratamiento cognitivo se basa en el planteamiento de la realización de tareas, con las que el niño aprende a planificar sus actos y a autoregularse.

Más sobre

Regístrate para comentar