Regalos de reyes para niños: ¿qué tipo de juguetes es el más adecuado?

Aunque las compras suelen ser un pasatiempo divertido, cuando se trata de buscar juguetes parece convertirse en una actividad bastante estresante

Tus hijos han redactado y decorado con esmero esas cartas para los Reyes Magos, pero lo cierto es que cuando más necesitas a esos tres maravillosos sabios resulta que éstos no están.
Esto no es como hacer la compra del mes, en muchas ocasiones los artículos que buscas están agotados y tienes que mirar otras opciones pero, ¿cómo saber si lo que regalas es adecuado para el niño o niña? Los juguetes formarán parte de un periodo de su vida, le ayudarán a aprender y a desarrollar ciertas capacidades, quizás también despierten en ellos algún gusto determinado por profesiones o modos de vida: la cocinita, el telar, la batería, el taller de coches o la granja.
Sin duda, puede resultar difícil dar con el regalo adecuado, sobre todo si el regalado no es nuestro hijo sino que se trata del sobrino o ahijado. Entonces tendremos que tener en cuenta varios factores como su edad, su sexo y sus gustos. Belén Capdepón, jefa del Departamento de marketing y comunicación de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes, aconseja a los adultos en busca de un juguete, “atender a los intereses de los menores y asegurarse de que el juguete es adecuado a su edad”. Para no equivocarnos en la elección, esta Asociación ha creado una página que nos orientará sobre los juguetes más adecuados para la edad que buscamos.

En busca del juguete perfecto
El juego no es sólo una actividad lúdica, también ayuda al niño a desarrollar sus funciones psíquicas, físicas y sociales. Con los juguetes curiosean, aprenden, experimentan vivencias, despiertan sentimientos y crean relaciones.
Según Belén Capdepón, jefa del Departamento de Marketing y Comunicación de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes, al comprar un juguete tenemos que “Comprobar que el juguete lleve la marca CE, obligatoria, que las instrucciones estén en castellano y que esté identificado perfectamente su fabricante o responsable de su comercialización”. Además tendremos que procurar que nuestra elección ayude al niño a desarrollar su creatividad e imaginación y, al mismo tiempo que le permita relacionarse con el entorno.
No se considera un buen juguete aquél que necesite recargarse cada poco tiempo o aquél que, por sus características, el hecho de perder una pieza suponga la inutilización de éste.

Los mejores juguetes recomendados
Las necesidades y gustos sobre el juego cambian a medida que el niño crece. Pronto empiezan a desarrollar las capacidades de autocontrol y autonomía y establecen reglas en el juego. Por eso la Asociación Española de Jugueteros recomienda prestar especial atención a las edades para las que se destina cada juguete.

  • Para bebés de hasta un año, se recomienda comprar juguetes que estimulen los sentidos, los movimiento o la afectividad. Serán juguetes fáciles de agarrar como peluches, con muchos colores, sonidos y diferentes texturas.
  • Para los niños de entre uno y dos años, son mejores los artículos que inviten a moverse como correpasillos o andadores. También aquellos que permitan relacionar los hechos, 'suena un sonido porque yo aprieto este color'.
  • Para niños de hasta seis años, se puede acudir a juguetes que estimulen la imitación de profesiones o tareas caseras como las cocinitas, los muñecos, la caja registradora, el teléfono, etc. Al igual que otro tipo de juguetes más dedicados a la construcción y el montaje o aquellos destinados a actividades al aire libre como los triciclos.
  • Y, finalmente, para los niños de seis a diez años, elegiremos juguetes de experimentación y de construcciones que requieran trabajos manuales. También podremos optar por bicicletas, e incluso, elementos relacionados con la fantasía, como juegos de detectives o hadas.

Otra de las mejores opciones será elegir un juego de mesa pues, tal y como explica la jefa del Departamento de marketing y comunicación de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes, “los juguetes de sociedad o de mesa desarrollan en el niño la faceta de participación infantil y los hace conscientes del concepto responsabilidad que conlleva el cumplimiento de unas reglas de comportamiento al participar en el juego. Además, ayudan a desarrollar diferentes cualidades intelectuales, como los reflejos, la estrategia, el sentido de participación, el cálculo, la memoria, la lógica o la destreza mental”.

Más sobre: