¿Sabes cuáles son las alteraciones más comunes de la piel del bebé ?

La costra láctea y las irritaciones provocadas por el pañal no entrañan riesgos, aunque si son una fuente de molestias para los mas pequeños

null

No es ningún secreto  que la piel del bebé es extremadamente fina y delicada, y, por ello, mucho más susceptible a cualquier agresión de carácter medioambiental, así como a la sequedad o los jabones que no estén formulados específicamente para ellos. Por este motivo, los mas pequeños requieren de cuidados extra, que protejan con delicadeza cada área de su piel durante los primeros tres años, momento en que termina de madurar, y se hace más resistente a los agentes externos más dañinos. ¿Las alteraciones más comunes? La costra láctea y las rozaduras provocadas por el pañal.

La costra láctea es en realidad una dermatitis infantil, de la que se desconocen las causas. Sus efectos: una erupción asintomática en forma de escamas, que aparecen sobre el cuero cabelludo, las cejas o los pliegues de los brazos y piernas, y que, a pesar de su aspecto blanquecino, no entrañan ninguna gravedad para el bebé .
Cómo actuar: lo principal es evitar las zonas afectadas, y, sobre todo, evitar desprender las costras, incluso una vez estén secas y comiencen a desescamarse.

El eritema del pañal es una irritación provocada por el contacto de la orina y heces con la piel del bebé . Como resultado, la piel se irrita, presentando rojeces, sequedad y escozor, además de una alteración del nivel de pH. Es muy común entre los 6 y 12 meses de vida, afectando a dos de cada tres niños. Aunque la causa más común de las irritaciones es el roce y la maceración provocada por el pañal, lo cierto es que un mal uso de los productos de higiene, el abuso de antisépticos o incluso la propia fisiología del bebe pueden favorecer la aparición de este tipo de alteraciones.
Cómo actuar: aunque no es grave, el eritema constituye un riesgo de infección para el pequeño, por lo que es importante que el bebé esté siempre seco, cambiando a menudo el pañal (como mínimo una vez por cada toma) y poniendo especial cuidado en los pliegues más profundos de su piel, donde se dan mayores concentraciones de calor y humedad. Procura que su ropita no apriete más de lo necesario, y sea lo suficientemente cómoda y fresca, y aplica un producto hidratante específico sobre las zonas afectadas, a fin de calmar la tirantez y escozor de la piel.

Comparte tus experiencias y consejos con otras mamás en el foro de hola.com

Más noticias sobre...

Más noticias

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema