Ser madre a los 35: riesgos y recomendaciones

Aunque las madres de más de 35 años suelen tener un parto sin complicaciones y bebés saludables, es aconsejable realizarse pruebas para evitar problemas

Desde hace una década, ha cambiado la tendencia de apostar por la maternidad entre las madres españolas, muchas de ellas deciden tener su primer hijo en torno a los 30 años. Según los datos que nos ha facilitado el doctor Miguel García Alarilla, Vicepresidente del Colegio de Médicos de Madrid, “en España, el porcentaje de madres que quedan embarazadas por encima de los 35 años se sitúa en torno al 10%, siendo el 13% de ese 10% las que quedan embarazadas por primera vez”.

Actualmente, las madres de más de 35 años suelen tener un parto sin complicaciones e hijos saludables pero lo cierto es que quedarse embarazada a una edad superior a los 35, puede traer complicaciones en el parto, riesgos para la madre y también para el feto. Tal y como indica el doctor Miguel García Alarilla, “por encima de los 35 años aumentan los riesgos de sufrir alguna patología concomitante tanto para la madre (principalmente hipertensión y diabetes) como para el feto (prematuridad, bajo peso y anomalías cromosómicas)”.

 

Riesgos para la madre

Las mujeres que deciden tener un hijo a los 35 años suelen tener más problemas para concebir, los estudios indican que a medida que nos acercamos a los 40 años, tanto hombre como mujeres, experimentamos una disminución significativa de la fertilidad. Como solución, muchas mujeres recurren a métodos médicos, que a veces son tan efectivos que además de traer a un bebé pueden traer a uno o varios hermanitos. Por lo que también, es común que las embarazadas de más de 35 años sean proclives a embarazos múltiples.

También son más comunes las complicaciones durante el embarazo: diabetes gestacional, alta presión arterial, problemas en la placenta, nacimiento prematuro e incluso nacimiento sinn vida.

Además, los problemas crónicos de salud en mujeres mayores de 35 años son más comunes que en las mujeres jóvenes. La alta presión arterial, la diabetes, los problemas renales y los cardiacos pueden afectar al desarrollo del feto. Por eso, si padecemos alguna enfermedad crónica o tomamos medicamentos a largo plazo, es muy importante que consultemos a nuestro médico para que pueda aconsejarnos o cambiarnos la medicación.

Asimismo, las embarazadas en edades avanzadas tienen mayor probabilidad de tener un parto con complicaciones. Son frecuentes las cesareas, casi la mitad de los partos de mujeres de más de 35 años se producen por cesárea.

 

Riesgos para el bebé

Quedar embarazada con más de 35 años aumenta significativamente el riesgo de tener un bebé con algún defecto congénito. El trastorno más común que afecta a los cromosomas es el Síndrome de Down, enfermedad con la que el niño cuenta con un cromosoma más de lo habitual.
Para que nos hagamos una idea: a los 25 años, una mujer tiene una probabilidad entre 1.250 de tener un bebé con síndrome de Down; a los 30, una entre 1.000; a los 35, una entre 400; a los 40, una entre 100; y a los 45, una de 30. Por eso, a las embarazadas de más de 35 años se las recomienda realizarse una prueba prenatal conocida como 'amniocentesis', que determina si el feto tiene ésta u otra anomalía cromosómica.

Teniendo en cuenta todas las dificultades que puede tener el feto cuando la mamá tiene 35 años o más, el doctor Miguel García Alarilla recomienda “la realización de pruebas encaminadas a la valoración del estado del feto”.

 

Y tú, ¿qué opinas?, ¿piensas que la maternidad tiene una edad tras la cual no hay que plantearse tener un hijo?

Más noticias sobre...

Más noticias

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema